lunes, 20 de octubre de 2008

CAYOLARS D'ANAYE (Bajo la mole del Billare)

El lunes nos desplazamos hasta Lescun, en lo que ya es uno de los viajes clásicos de cada temporada, para disfrutar del otoño, mi estación favorita, y saldar viejas cuentas pendientes con el Dec de Lhurs, una de las montañas de la región. Tras alojarnos en la 'Maison de la montagne' (ver web del albergue), que os recomiendo encarecidamente por la hospitalidad de Thierry y Nicole, aprovechamos la tarde para descubrir otro de los rincones del valle: el plateau de Sanchese y los cayolars d'Anaye, una bucólica zona pastoril sita entre la mole del Billare, el Countende y el Anie. A mí el Pirineo me vuelve loco.
Ubicación: Valle de Aspe, Pirineos, Francia.
Desnivel: 463m.
Distancia: 8km.
Duración: 2h y 45min,
Acceso: Partimos desde las inmediaciones del plateau de Sanchese, muy cerca de la localidad francesa de Lescun. Desde el pueblo parte una estrecha carretera que asciende a Sanchese (está señalizado con carteles verdes en todo momento). Llega un momento en el que la carretera se convierte en una pista con bastantes baches. Aparcamos justo después de cruzar la barrera canadiense. Ojo, porque el mapa señala Lescun.

Ver mapa más grande
15:30. En realidad, la pista de la que os hablo en el apartado del acceso es practicable hasta el plateau de Sanchese, pero preferimos iniciar cuanto antes la marcha. Es salir del coche y comenzar a babear literalmente...
Photobucket - Video and Image Hosting


He iniciado la marcha nervioso, porque sé que hemos venido con previsiones meteorológicas para nada halagüeñas, pero procuro disfrutar del entorno lo máximo. La pista es cómoda de seguir y va llaneando hacia la derecha de los paredones del Billare.
Photobucket - Video and Image Hosting


Echo un vistazo para atrás y diviso el Sesques, un gigante a caballo entre los valles de Aspe y Ossau. Un montañón como la copa de un pino pero que, curiosamente, es muy poco visitado. Allí acontecerá uno de los hitos del año que viene...
Photobucket - Video and Image Hosting


A la derecha de la anterior foto observamos las campas de Lescun y el entorno de Lhers, bajo el Labigouer, uno de los mejores miradores de toda la comarca.
Photobucket - Video and Image Hosting


Hay muchas nubes y apenas vemos el sol, pero la temperatura es muy agradable para andar. El plato fuerte de este viaje es el Dec de Lhurs, pero lo de hoy también me hace ilusión.
Photobucket - Video and Image Hosting


El otoño está bonito por estos lares, aunque algo pasado ya.
Photobucket - Video and Image Hosting


Seguimos la pista empedrada, obviando todos los desvíos a los lados (éste de la derecha, en concreto, lleva a una cercana borda).
Photobucket - Video and Image Hosting


Precisamente a mi derecha destacan, orgullosos, Les Orgues de Camplong. A su vera discurre el camino que lleva desde el refugio de Laberouat al Anie.
Photobucket - Video and Image Hosting


15:50. Seguimos de frente y enseguida llegamos a las campas de Sanchese (1.081m), también bucólicas. Allí delante, imponente, se yergue el Pic de la Breque. La pista que traíamos traza una prolongada curva hacia la izquierda y retorna al parking de Anapia, punto de partida para el ibón de Lhurs y las cumbres de su circo, pero nosotros nos internaremos en las campas que tenemos delante. Primero visitaremos la cascada de Sanchese (flecha de la izquierda), y después ascenderemos por un sendero hacia Cayolars d'Anaye (flecha de la derecha).
Photobucket - Video and Image Hosting


A nuestra izquierda, el Petit Billare. Tremendo.
Photobucket - Video and Image Hosting


15:55. Mi padre se dirige poco a poco al inicio del sendero, y yo me acerco a la cascada.
Photobucket - Video and Image Hosting


Photobucket - Video and Image Hosting


Unos caballos pastan tranquilamente.
Photobucket - Video and Image Hosting


Aquí tenemos una pano del Plateau de Sanchese, la pista que traíamos y el punto donde la hemos abandonado (flecha roja).
Photobucket - Video and Image Hosting


Unos hitos marcan el inicio de una senda estrecha, sostenida, que se dirige a un cercano bosque.
Photobucket - Video and Image Hosting


Photobucket - Video and Image Hosting


El Pic de la Breque.
Photobucket - Video and Image Hosting


Aquí sacamos, posiblemente, las mejores fotos del viaje.
Photobucket - Video and Image Hosting

Photobucket - Video and Image Hosting


Photobucket - Video and Image Hosting


Photobucket - Video and Image Hosting


El sendero sube sin contemplaciones y gana altura con rapidez. El discurrir por este bosque es una de esas cosas que le alegran a uno el año...
Photobucket - Video and Image Hosting


Photobucket - Video and Image Hosting


Un breve tramo donde la piedra hace acto de presencia.
Photobucket - Video and Image Hosting


Les Orgues de Camplong, con unos tímidos rayos de sol.
Photobucket - Video and Image Hosting


El Petit Billare. Un escándalo.
Photobucket - Video and Image Hosting


Con sus gendarmes y todo.
Photobucket - Video and Image Hosting


Nos cruzamos con una alegre cuadrilla de jubilados franceses, en un buen estado de forma, que descienden dicharacheros de la zona de las chabolas. También saludamos a un joven, aficionado del Barcelona, que viene de hacer running...
Photobucket - Video and Image Hosting


Photobucket - Video and Image Hosting


Aparte de ese encuentro, ni un alma en el bosque...
Photobucket - Video and Image Hosting


16:25. Llegamos a una barrera, abierta, y seguimos de frente.
Photobucket - Video and Image Hosting


De repente salimos a unas campas y a su derecha destaca otro escarpado pico.
Photobucket - Video and Image Hosting


16:35. Una fuente nos recibe en la mitad de las campas.
Photobucket - Video and Image Hosting


Volvemos a penetrar en el bosque, con algunas setas.
Photobucket - Video and Image Hosting


La zona de las bordas está cerca. Lo intuímos.
Photobucket - Video and Image Hosting


A punto de salir de la vegetación.
Photobucket - Video and Image Hosting


16:45. Salimos a los pastizales y nos recibe el Anie (flecha roja), el dominador de esta zona.
Photobucket - Video and Image Hosting


Aunque la pareja de los Billares se llevan la palma en cuanto a nuestra atención. Madre de mi vida.
Photobucket - Video and Image Hosting


Diviso el collado al que se ha de llegar (flecha roja), tras una interminable pedrera, y elucubro sobre el día que intentaré su ascensión.
Photobucket - Video and Image Hosting


El pequeño Billare.
Photobucket - Video and Image Hosting


Y el grande.
Photobucket - Video and Image Hosting


Enseguida se alcanzan los Cayolars d'Anaye, en la mitad de la depresión herbosa. La borda grande es la de la izquierda y a la derecha (flecha roja), existe otra bastante más pequeña.
Photobucket - Video and Image Hosting


17:00. Cayolars d'Anaye (1513m), con el Anie y el murallón del Countende, otra cumbre elegante. Bebemos en la fuente adyacente a la borda grande y comprobamos que ésta, con cocina, estufa, chimenea y camarote para seis plazas, se halla en perfecto estado. Y limpia señores, limpia. Algo casi imposible de encontrar al otro lado de la cordillera.
Photobucket - Video and Image Hosting


Contemplando el paisaje. ¿Pirineos o Dolomitas?
Photobucket - Video and Image Hosting


Esa pedrera, esa pedrera...
Photobucket - Video and Image Hosting


Aquí con la fuente.
Photobucket - Video and Image Hosting


Más vistas.
Photobucket - Video and Image Hosting


Siguiendo la senda hacia el oeste se alcanza el col de Anaye (2031m), que da paso al universo kárstico de Larra.
Photobucket - Video and Image Hosting


Pero nosotros regresamos al valle de Lescun. La tarde avanza inexorable.
Photobucket - Video and Image Hosting


Creo que son Bergon y La Marere, otra pareja que me vuelve loco. Me abruma saber la cantidad de sitios que aún me quedan por conocer del Pirineo. ¿Tendré tiempo de visitarlos todos?
Photobucket - Video and Image Hosting


La pedrera del Billare y el collado al que se ha de llegar (vía normal). Algún día...
Photobucket - Video and Image Hosting


17:20. Bueno señores, desandamos el camino hacia Sanchese.
Photobucket - Video and Image Hosting


¡Qué maravilla joder!
Photobucket - Video and Image Hosting


Photobucket - Video and Image Hosting


En las campas intermedias.
Photobucket - Video and Image Hosting


Con su picacho característico.
Photobucket - Video and Image Hosting


El macizo de Sesques, cubierto por las nubes. La anunciada borrasca va llegando...
Photobucket - Video and Image Hosting


En la zona de la barrera.
Photobucket - Video and Image Hosting


¿De verdad existe alguna estación más bonita que el otoño? Lo digo porque yo aún no la he descubierto...
Photobucket - Video and Image Hosting


Las paredes del Billare. Esto es tremendo.
Photobucket - Video and Image Hosting


Cras, cras. Vamos pisando la hojarasca en completo silencio. ¿No le dan ganas de hacer la maleta ahora mismo? Cras, cras...
Photobucket - Video and Image Hosting


Localizamos, entre las ramas, la cascada de Sanchese.
Photobucket - Video and Image Hosting


Sus campas, un lugar ya de por sí muy tentador para venir con la familia y pasar el día.
Photobucket - Video and Image Hosting


Su entorno merece mucho la pena.
Photobucket - Video and Image Hosting


Laderas pindias que descienden hacia la cascada.
Photobucket - Video and Image Hosting


Sigo fotografiando el vericueto con el máximo asombro.
Photobucket - Video and Image Hosting


Época de contrastes.
Photobucket - Video and Image Hosting


Photobucket - Video and Image Hosting


Photobucket - Video and Image Hosting


Les Orgues de Camplong.
Photobucket - Video and Image Hosting


17:55. Y llegamos nuevamente a Sanchese.
Photobucket - Video and Image Hosting


Me acerco al Labigouer. El sol ilumina su parte superior, preludio de la noche.
Photobucket - Video and Image Hosting


Lo mismo que ocurre con Les Orgues de Camplong.
Photobucket - Video and Image Hosting


Me despido del Pic de la Breque, que intenta tocar el cielo.
Photobucket - Video and Image Hosting


Photobucket - Video and Image Hosting


La zona del Pic Bacqué está oscura de narices.
Photobucket - Video and Image Hosting


El Petit Billare.
Photobucket - Video and Image Hosting


Hacia Sesques.
Photobucket - Video and Image Hosting


Y finalizamos, como no podía ser de otra manera, con el Dec de Lhurs. Lo de mañana tiene mala pinta, así que me acuesto cavilando seriamente una alternativa...
Photobucket - Video and Image Hosting


Y os dejo el mapa. La ruta es la pintada en color verde.
Photobucket - Video and Image Hosting


LAS NOTAS (La escala es del 1 al 5):
DIFICULTAD: 2. Sendero en todo momento. El bosque exige esfuerzo en algún tramo.
BELLEZA DEL ITINERARIO: 4. El Billare y el bosque reclaman la atención. Dudará si se encuentra en los Pirineos o en los Dolomitas...
Continuará...

8 comentarios:

Iñaki Munain dijo...

Muy buenas. Yo también soy de los que tiene en este rincón de los Piris como uno de mis santuarios. Acudo regularmente, y me ha encantado sentirme por un ratito pisando la hojarasca del bosque bajo el Pt Billare. La ascensión al Gd Billare por la normal la conozco; nos salió a la segunda. La primera intentona fue una auténtica epopeya, posible sólo en los años locos de juventud. Uno de los que "me falta" es el Dec de Lhurs... También tengo un gran recuerdo de la ascensión en primavera, haciendo noche en la borda de pastores del Lac de Lhurs, al Pico de Tres Reyes. Labigouer, Ansabere, Anie, Lariste... hasta una semana santa completa bajo la nieve... en fin: Una gozada de lugar. Ciao!

jefoce dijo...

Hola Iñaki, gracias por el comentario. Me alegro de que te haya gustado el reportaje, la verdad es que Lescun es un paraíso. Disfrutamos mucho con este paseo vespertino, pese a que no tuvimos mucha suerte con el tiempo. A ver ese Billare, ya le tengo ganas. ¿Qué os pasó aquella vez?
La segunda parte, en el horno...

Iñaki Munain dijo...

¿Qué nos pasó? Pues esas cosas que pasan cuando tienes más fuerza y ganas que dominio de la situación: Abrir huella sobre nieve polvo durante toda la vertiente de acceso al collado del Billare, sin guantes ni gafas suficientes para todos... llegar a la cresta aquel día ya fue un éxito. Años más tarde pienso que corrimos más riesgos de lo normal, pero es un recuerdo fantástico.

jefoce dijo...

Esos años de juventud hay que controlarlos bien, porque te crees Sansón y con la montaña no se juega. De todas maneras, quien no ha sido imprudente alguna vez en el monte, o miente o no ha ido al monte. Un saludo Iñaki.

Borja dijo...

Grande, Mikel, grande.

jefoce dijo...

Jajaja, hola Borja, me alegro de que te haya gustado. El sitio es tremendo. A ver cuándo me dejas que te lo enseñe...

Kunzuilh dijo...

Por supuesto que no hay ninguna estación más bonita que el otoño... sin duda.
Oye, me ha encantado este recorrido y la zona en general... Tengo que ir cuanto antes!!!

jefoce dijo...

Buenos días Gonzalo, gracias por el comentario. No me extraña que te haya gustado el entorno; es una de las joyas del Pirineo. Y no muy frecuentado además. Procura conocerlo antes de que las hordas de turistas lo destrocen todo. Un saludo.