jueves, 17 de julio de 2008

TENDEÑERA, 2.853m (Un escándalo de montaña)

Viene de aquí: ver repor
Dos días más tarde de la travesía del Sobrepuerto, acometí en solitario la ascensión a una cima salvaje mediante la modalidad de travesía. La inicié en Bujaruelo para subir por el bucólico valle de Otal y efectué el descenso a Linás de Broto, donde el día anterior habíamos dejado un coche. Tendeñera es una cima con un sabor montañero increíble, donde es francamente difícil tropezarse con alguien debido a que las pistas de aproximación están cortadas y ello provoca que haya que estar en una buena forma física para afrontar la excursión. Una cumbre, pues, para los montañeros más avezados, que exige además una buena dosis de orientación.
Ubicación: Sierra de Tendeñera, Pirineos, Huesca.
Cima: Tendeñera (2.853m).
Desnivel: 1.515m de ascenso y 1.650m de descenso.
Distancia: 16'2km.
Duración: 9h.
Acceso: Partimos desde el bar-refugio de San Nicolás de Bujaruelo. Desde Jaca vamos al valle de Ordesa vía Biescas-puerto de Cotefablo. Hay que desviarse a Torla y seguir de frente hasta el Puente de los Navarros. Allí se coge a mano izquierda la pista que lleva a Bujaruelo. Se deja un camping a la izquierda y se sigue hasta el final, donde una barrera nos corta el paso. Podemos dejar el coche en el parking del bar-refugio, al lado de la zona de acampada.

View Larger Map
Había dudas con la meteorología, pero parece que el día será bueno. Me meto en el camping del Hotel Ordesa para coger agua mientras saco la primera instantánea de la jornada al Mondarruego.
Photobucket - Video and Image Hosting


7:15. Desayuno en el coche e inicio la marcha por la pista de la izquierda, obviando el camino que lleva al Port de Boucharo.
Photobucket - Video and Image Hosting


Dejo, por lo tanto, el famoso puente románico de Bujaruelo a la derecha.
Photobucket - Video and Image Hosting


El río Ara baja con fuerza y hace bastante frío. Al otro lado del Ara, un grupo de boy scouts ya ha comenzado el día. Avanzo con placidez por la pista llana.
Photobucket - Video and Image Hosting


7:30. Al cuarto de hora la abandono y me meto decidido por este camino de la izquierda, señalado en una esquina por un gran hito.
Photobucket - Video and Image Hosting


En realidad es un atajo a la pista que lleva al valle de Otal. Un poco más adelante tengo la opción de retornar a la pista, pero voy en todo momento por la hierba utilizando todos los atajos.
Photobucket - Video and Image Hosting


En esta zona veo cantidad de lirios.
Photobucket - Video and Image Hosting


A la derecha, norte, asoma el macizo del Vignemale. Aún desperezándose.
Photobucket - Video and Image Hosting


Y justo por detrás, este, el sector de Ordesa. La foto cubre la zona trasera del Mondarruego.
Photobucket - Video and Image Hosting


Sigo los hitos, que me llevan en fuerte pendiente por la hierba. En ocasiones salgo a la pista, pero enseguida parte otro sendero atajando por la hierba.
Photobucket - Video and Image Hosting


El sol pretende buscar algún resquicio.
Photobucket - Video and Image Hosting


Photobucket - Video and Image Hosting


8:00. En menos de una hora arribo a una barrera, que da comienzo al valle de Otal.
Photobucket - Video and Image Hosting


Una joyita poco conocida del Pirineo. Primer momento del día en el que vemos la cima y el collado (marcado con la flecha roja) al que debemos llegar. Es importante afrontar la ascensión con convicción y fuerza de voluntad, porque esta imagen nos puede desesperar.
Photobucket - Video and Image Hosting


Así pues, inicio el precioso paseo por el valle. La pista cruza el riachuelo y se dirige al fondo del valle. Las marmotas ya se han percatado de mi presencia y avisan a sus compañeras. Echo una mirada atrás, donde ya despuntan los Gabietos.
Photobucket - Video and Image Hosting


Photobucket - Video and Image Hosting


8:30. La pista llega a su fin en la cabaña de Otal, donde saludo a una cuadrilla que está desayunando. Han pasado allí la noche. Gente con gusto.
Photobucket - Video and Image Hosting


Nada más llegar a la cabaña, parte por la derecha un diminuto sendero señalizado con un cairn. Comienza a ganar altura suavemente, mientras se va alejando del riachuelo (izq.).
Photobucket - Video and Image Hosting


A mi izquierda (sur) despunta el Pico Otal.
Photobucket - Video and Image Hosting


Seguimos el trazado de la GR-11 hacia el fondo del valle. Dejamos a la izquierda un pluviómetro (señalizado con la flecha roja) y, un poco más adelante, se desvía a la derecha. Se acabó lo bueno, comenzamos el ascenso.
Photobucket - Video and Image Hosting


9:25. Alcanzamos una especie de collado. Punto importante de la mañana. Tenemos una muralla al norte que hay que superar. Lo más recomendable consiste en continuar la GR-11, pero da una vuelta muy larga por el NE. Decido trazar una diagonal mortal a modo de atajo para salir a la parte superior de la muralla, donde reaparece la GR-11, y continuar hacia el collado Tendeñera. A día de hoy no sé si repetiría la operación, porque fue una auténtica matada.
Photobucket - Video and Image Hosting


En pleno ascenso trepando al lado de una cascada, me doy cuenta de que la dichosa niebla comienza a penetrar por el sur. La cosa se complica.
Photobucket - Video and Image Hosting


10:15. Con mucho esfuerzo y tras un terreno peliaguado, doy fin a la muralla. Ya estoy en la parte superior. Vuelvo a ver los hitos y la pintura de la senda pirenaica. Me siento en una roca y como algo con fundamento. La niebla me rodea; no las tengo todas conmigo.
Photobucket - Video and Image Hosting


Afortunadamente, cuando reanudo la marcha la niebla se disipa y me deja ver el terreno que me resta al collado Tendeñera.
Photobucket - Video and Image Hosting


Estoy en la Faja Basarán, salpicada de marmotas que no cesan de chillar. Pude ver de cerca varias de sus carreras hasta que se escondían en las madrigueras. Veo el evidente camino que me llevará, mediante hitos, al collado.
Photobucket - Video and Image Hosting


Un vistazo a la Faja Basarán.
Photobucket - Video and Image Hosting


Últimas rampas antes del collado, donde aparece la nieve.
Photobucket - Video and Image Hosting


10:45. Collado Tendeñera (2.450m), tras tres horas y media de ascensión. Toca girar a la izquierda.
Photobucket - Video and Image Hosting


Por la otra vertiente viene el camino de Panticosa (valles de Bolática y Ripera).
Photobucket - Video and Image Hosting


A partir de ahora predomina el terreno kárstico y la nieve comienza también a aflorar. A ratos me rodea la niebla, pero los hitos ayudan y mucho.
Photobucket - Video and Image Hosting


Se baja a una pequeña depresión y se sube una fuerte rampa después en zig-zag.
Photobucket - Video and Image Hosting


Veo que la cima está tapada por la niebla.
Photobucket - Video and Image Hosting


Un vistazo atrás para ver el terreno por donde me he movido.
Photobucket - Video and Image Hosting


La nieve está blanda y no complica en exceso la progresión.
Photobucket - Video and Image Hosting


A mi izquierda (este) veo, casi mil metros más abajo, el valle de Otal.
Photobucket - Video and Image Hosting


11:35. Paro a comer más. Me cruzo con una pareja de franceses, que van a tener su importancia en el devenir de la jornada. Van a ser los únicos montañeros del día con los que coincidiré, junto a la cuadrilla de la cabaña de Otal. Intercambiamos impresiones y me comentan que no han necesitado crampones para superar la muralla que viene ahora. "Puedes seguir nuestra huella", me dicen. Ésta fue la línea que tracé. Penetré al principio en la nieve, pero busqué la roca con rapidez y trepé después por una angosta chimenea para salir a la parte superior.
Photobucket - Video and Image Hosting


Por la nieve. Sigo gustosamente la huella de los franceses.
Photobucket - Video and Image Hosting


Ahí adelante voy a salir a la roca y no la abandonaré.
Photobucket - Video and Image Hosting


Afronto una subida por terreno pindio, con roca descompuesta, y localizo una salida a la parte superior. Aquella chimenea parece factible.
Photobucket - Video and Image Hosting


Ya estoy en su base. Trepo con celeridad. La roca no es muy buena, pero hay muchos agarres para pies y manos.
Photobucket - Video and Image Hosting


12:10. Y salgo a la parte superior. Pequeño disgusto, porque pensaba que la cima estaba más a mano...
Photobucket - Video and Image Hosting


Una pano hacia el valle de la Ripera.
Photobucket - Video and Image Hosting


12:15. Llego al Paso Tendeñera (2.600m), tras cinco horas de recorrido. Estoy tan cerca que me animo, pero el esfuerzo se deja notar. Un nevero obstaculiza la pedrera que lleva hasta la cresta. Vuelvo a tropezarme con la huella de los franceses.
Photobucket - Video and Image Hosting


Sólo me queda una zig-zag por el canchal para llegar a la cresta.
Photobucket - Video and Image Hosting


Me asomo a la vertiente meridional, pero la niebla impide que vea algo. Mejor, porque el precipicio debe de ser de espanto.
Photobucket - Video and Image Hosting


El nevero y el pedregal que acabo de superar.
Photobucket - Video and Image Hosting


El ibón de Tendeñera (2450m), en su ladera septentrional, todavía permanece helado.
Photobucket - Video and Image Hosting


Comienzo la cresta final. Presiento que la cima va a caer; ya he pasado lo peor. Si he llegado hasta aquí, todo está hecho. Los primeros pasos son muy entretenidos.
Photobucket - Video and Image Hosting


A continuación, la cresta se afila por los dos lados. Se progresa bien, pero los cortados ya son más respetables. Ya tengo la cima ahí delante.
Photobucket - Video and Image Hosting


Y justo al final llega el famoso paso. "Como andar por una barra de bar", dice una reseña de la web de Pirineos 3000. Algo parecido, la verdad. Os he encuadrado la parte más conflictiva. Hay que atravesar una placa lisa con precipicio a los dos lados. En condiciones normales, se pasa bien. Con lluvia, viento, nieve o hielo, la cosa cambiará mucho. Como se ve, la cima está muy cerca...
Photobucket - Video and Image Hosting


Un vistazo del paso desde el otro lado.
Photobucket - Video and Image Hosting


Este hito, o el del fondo. Cualquiera vale para fichar...
Photobucket - Video and Image Hosting


12:40. Tendeñera (2.853m), tras cinco horas y veinticinco minutos de ascensión. Punto culminante de la sierra. Será un mirador de vértigo, seguro, pero la niebla no me deja ver casi nada. Con la Ripera, segunda altura del macizo.
Photobucket - Video and Image Hosting


Qué alegría en la cumbre señores, qué alegría.
Photobucket - Video and Image Hosting


Dos panos hacia el valle que asciende desde Panticosa.
Photobucket - Video and Image Hosting


Photobucket - Video and Image Hosting


Parte de la cresta y el Paso Tendeñera (izq.).
Photobucket - Video and Image Hosting


El valle de Otal, mil doscientos metros más abajo. La satisfacción en la cima es brutal. Ha caído otro grande de la cordillera y me conmuevo. Aprovecho para comer más con la esperanza de que el cielo se limpie, pero todo no se puede en esta vida.
Photobucket - Video and Image Hosting


13:00. Tras realizar unos estiramientos, emprendo el regreso por la cresta. Es la última imagen que me llevo de la cima.
Photobucket - Video and Image Hosting


Otra vez en el paso. Capto su caída meridional.
Photobucket - Video and Image Hosting


Desde el mismo paso, a la derecha.
Photobucket - Video and Image Hosting


Y a la izquierda.
Photobucket - Video and Image Hosting


Finalizo la cresta y comienzo a descender el pedregal hasta el Paso Tendeñera. Localizo el punto por donde bajaré hacia Linás de Broto.
Photobucket - Video and Image Hosting


13:15. Inicio el descenso, señalizado con varios hitos. Se trata de un corredor sencillo con mucha piedra suelta.
Photobucket - Video and Image Hosting


El terreno se suaviza y mis rodillas lo agradecen. Me encamino al centro de la foto.
Photobucket - Video and Image Hosting


Diviso un sarrio a lo lejos, que corretea por el nevero para alejarse cuando me ve. Los hitos aparecen y desaparecen, pero no tengo problemas en buscar los pasos más sencillos. Eso sí, el terreno con la niebla es inquietante.
Photobucket - Video and Image Hosting


Un vistazo atrás.
Photobucket - Video and Image Hosting


Los imponentes paredones de la cresta de Año.
Photobucket - Video and Image Hosting


Photobucket - Video and Image Hosting


La flecha señala las inmediaciones de Linás de Broto, así que todavía me queda un buen trecho.
Photobucket - Video and Image Hosting


De esa zona de la tierra rojiza, encima del nevero, he iniciado el descenso.
Photobucket - Video and Image Hosting


El camino toma una dirección SE. Finaliza el terreno kárstico y podemos descender por cualquiera de los dos lados de esta cima puntiaguda (Tozal de Soaso). Veo el collado muy cerca, así que me inclino por la izquierda.
Photobucket - Video and Image Hosting


Descenso hasta el collado.
Photobucket - Video and Image Hosting


14:10. Salgo a los pastizales denominados como Planas d'Abozo.
Photobucket - Video and Image Hosting


Por detrás, despunta la cresta de Año.
Photobucket - Video and Image Hosting


14:20. Llego a una especie de balconada herbosa sobre el valle. Al fondo Linás y la cima del otro día. Decido que es un buen lugar para descansar un poco (no he parado desde la cima) y comerme una manzana. Buen sitio para reflexionar. Llevo siete horas de marcha y me queda poco para que termine. Tengo ganas de llegar al coche, pero al mismo tiempo me doy cuenta de lo rápido que ha pasado el día. Buena señal, entiendo. Me acuerdo de lo acertada que es la frase de "disfrutar el momento" (Carpe Diem). Hay que vivir así, porque el tiempo avanza inexorable. Luego, sólo permanecerá el recuerdo.
Photobucket - Video and Image Hosting


En primer plano el collado herboso y al fondo, el Paso Tendeñera.
Photobucket - Video and Image Hosting


Las vacas poblan este valle.
Photobucket - Video and Image Hosting


Photobucket - Video and Image Hosting


Y me encuentro con una cascada preciosa.
Photobucket - Video and Image Hosting


Photobucket - Video and Image Hosting


14:45. Ya diviso la pista que baja hasta Linás.
Photobucket - Video and Image Hosting


Todo este valle acabo de bajar.
Photobucket - Video and Image Hosting


La de vacas que había...
Photobucket - Video and Image Hosting


15:00. Comienzo la pista y me lleno de paciencia. Los montañeros tememos las calcetinadas y ésta promete ser larga (además llevo casi ocho horas de marcha).
Photobucket - Video and Image Hosting


Un vistazo atrás. Quiero ver la Tendeñera, pero no se despejará de aquí hasta el coche. Atajo la pista en las primeras curvas; después ya no se puede.
Photobucket - Video and Image Hosting


15:20. Esta fuente me refresca gratamente. A su vera debe de nacer el sendero que lleva directamente a Linás, pero no lo vi.
Photobucket - Video and Image Hosting


Vamos por la pista. Por suerte, el cielo está cubierto y no hace excesivo calor.
Photobucket - Video and Image Hosting


Aquello sigue tapado.
Photobucket - Video and Image Hosting


A veces la sencillez también se acerca a la belleza. Un camino, una borda y una montaña encajan a la perfección en el encuadre.
Photobucket - Video and Image Hosting


Tengo Linás casi al alcance de la mano...
Photobucket - Video and Image Hosting


16:10. La pista se aleja del pueblo y sale a la carretera. Debo girar a derecha y marchar cinco minutos por ella para llegar al coche.
Photobucket - Video and Image Hosting


Al otro lado del río Sorrosal, Linás de Broto.
Photobucket - Video and Image Hosting


16:15. Y llego al puente que cruza el río. Después del puente, a la derecha, tengo el coche aparcado desde la víspera. Creía que la pista llegaba hasta allí. Pero no, debe de haber un camino que sale en la fuente que os enseñaba antes. Me calzo las chancletas, tras nueve horas con las botas, y siento muy cerca el paraíso.
Photobucket - Video and Image Hosting


Y os dejo el mapa. Falta la última parte de la pista a Linás de Broto.
Photobucket - Video and Image Hosting


LAS NOTAS (La escala es del 1 al 5):
DIFICULTAD: 5. El desnivel a superar es tremendo y exige una muy buena forma física. Ojo con la GR-11 después del pluviómetro; se recomienda seguir su trazado en todo momento. La cresta final es aérea y exige atención en el último paso, más impresionante que difícil.
BELLEZA DEL ITINERARIO: 5. La ruta tiene de todo: bosque, pastizales y alta montaña. El valle de Otal es una joya de la cordillera.
IMPORTANCIA DE LA CUMBRE: 5.
Han pasado cinco días desde la ascensión y guardo un recuerdo increíble de Tendeñera. Sinceramente, es un escándalo de montaña.

6 comentarios:

Iñaki Munain dijo...

Me ha encantado la salida, me parece de merito hacer esta cima en solo. Recuerdo uno de los mejores vivacs de mi vida en Bujaruelo. Mis amigos hicieron Tende como tu, y yo me fui por el valle de Ara, bajo el Vigbenale. Lo tuyo tiene mucho curro!

jefoce dijo...

Aupa Iñaki, eskerrik asko por el comentario. La verdad es que el Tendeñera es una cima elegante y te deja, sin duda, un gran sabor de boca. Llevo un verano enorme encadenando varias cimas de prestigio y en todas se repite la sensación de haber hecho algo grande. Me alegro de que te gusten mis relatos. Un fuerte abrazo.

Sonia dijo...

Jefoce, un reportaje muy completo.
Es una señora cima.

Enhorabuena y a seguir así.

Un saludo

jefoce dijo...

Hola Sonia, gracias por el comentario. Te doy la razón, es una cumbre para quitarse el sombrero. Que vaya bien.

Joan González dijo...

Jo...ya me has jodido la salida...lo tenia previsto para agosto...pero ???

hace unos añitos subimos con un "mini" hasta el pluviometro y avanzamos bastante... y subi un pelin más arriba del collado Tendeñera...y le tenia ganasssssss...pero ahora... ufff, muy fuerte, hare "randonees" fotográficas... me voy para Tramacastilla...

salut
joan

jefoce dijo...

Hola Joan, gracias por el comentario. La verdad es que es una cima que exige tesón, porque la aproximación es larga por cualquiera de sus vertientes. Pero merece la pena el esfuerzo de legar arriba. Pásalo bien en el valle de Tena. Yo esta semana descanso, pero la que viene regreso al Pirineo. ¡Esto es vida!