miércoles, 21 de julio de 2010

MOUSCATÉ, 2.224m (Dos colosos y el anonimato)

Viene de aquí: ver repor
Y aquí: ver repor
La mejor manera de encontrar la soledad en el Pirineo, el anonimato, es visitar alguna cima ubicada entre dos colosos. Por ejemplo el Mouscaté, que pasa desapercibido entre la Mesa de los Tres Reyes y el Petrechema. Lo subí el miércoles desde Pont de Masousa con dudas en la meteorología. Amaneció encapotado en el valle, pero arriesgué y al menos llegué a la cumbre sin niebla. Hasta el punto de admirar las agujas de Ansabere en su integridad. Allí donde, al lado, en el Petrechema habría mucha gente. Pero yo estaba en el anonimato...
Ubicación: Valle de Aspe, Pirineos, Francia.
Cima: Mouscaté (2.224m).
Desnivel acumulado: 1.273m.
Distancia: 16,29km.
Duración: 7h y 05min.
Acceso: Partimos desde Pont de Masousa, en las cercanías de Lescun. Desde dicho pueblo, no hay más que seguir los carteles. Está todo perfectamente indicado. Ojo, porque el mapa señala Lescun.

Ver mapa más grande
8:21. Dejamos el coche en Pont de Masousa (953m) y tomamos la pista por la izquierda que está unos metros más arriba (flecha roja).
Photobucket


Photobucket


Una cómoda pista nos llevará hasta Pont Lamary.
Photobucket


Photobucket


9:00. En apenas cuarenta minutos, cómodamente, se alcanza Pont Lamary (1.123m). Un bonito paraje.
Photobucket


Photobucket


Photobucket


Photobucket


Sigo por la pista, que pica suavemente para arriba internándose en un bosque.
Photobucket


Y alcanzo a la pareja de simpáticos madrileños que había acercado en auto-stop a Pont de Masousa. Están haciendo la Senda de Camille, un recorrido que veo que está triunfando. Me he encontrado a muchos en la última semana.
Photobucket


Photobucket


Photobucket


9:34. Gave d'Ansabere (1.330m). Planicie herbosa. Tengo que seguir de frente (oeste) para tomar el sendero que sube a la cabaña de Pedain. Pero antes les indico a los madrileños por dónde deben tirar para ir a las cabañas de Ansabere.
Photobucket


Aquí arranca mi sendero.
Photobucket


Sube por un bosque precioso. Y la niebla, además, va poco a poco difuminándose. Parece que voy a tener suerte...
Photobucket


Photobucket


Photobucket


Salgo del bosque y me recibe La Table.
Photobucket


Photobucket


Y las agujas de Ansabere, siempre esbeltas. Más si cabe desde esta vertiente.
Photobucket


Una hilera de hitos me llevan hasta la cabaña.
Photobucket


Photobucket


10:07. Cabane du Pedain (1.564m). Ubicada en un entorno majestuoso y protegida por tres furiosos mastines. Mucho ojo. Tengo que dar un rodeo importante si quiero seguir con vida... Tengo el Mouscaté enfrente, sin niebla, y me fijo en el collado (flecha roja). El sendero sigue adelante y luego gira para adentrarse en un valle encajonado.
Photobucket


Photobucket


Photobucket


Dejo atrás el mar de nubes.
Photobucket


Y voy rodeando el Mouscaté.
Photobucket


Con Ansabere detrás de mí.
Photobucket


La trocha me lleva a la base del corredor, que atacaremos por un bien marcado sendero horizontal (flechas rojas). Nos costará esfuerzo.
Photobucket


Photobucket


Photobucket


Photobucket


Photobucket


Photobucket


11:24. Col d'Escoueste (2.090m). Cambio brutal. Al otro lado, el reino de la roca.
Photobucket


Tenemos la cima al sur. Muy cerca en línea recta, pero hay que dar un rodeo por el oeste sorteando varias dolinas kársticas.
Photobucket


A la derecha queda La Mesa de los Tres Reyes.
Photobucket


De modo que avanzamos buscanso los mejores pasos entre la roca. Hay varios hitos.
Photobucket


Photobucket


Hasta bordear una mole rocosa por su derecha (flechas rojas).
Photobucket


Y luego otra por la izquierda. Se sale a un collado occidental.
Photobucket


Photobucket


Y los últimos metros son herbosos. Muy cómodos.
Photobucket


Photobucket


11:52. Mouscaté (2.224m), en tres horas y media desde el coche.
Photobucket


Photobucket


El mar de nubes va subiendo y el día pronto se va a estropear. Tengo que darme prisa.
Photobucket


Hacia la Hoya de la Solana.
Photobucket


Aprovecho una tregua de las nubes para acercarme a las agujas. La imagen de la jornada. El gentío que habrá en el Petrechema y yo aquí, solo en el Mouscaté...
Photobucket


Tras comer en la cima, vuelvo al collado.
Photobucket


Photobucket


Y retomo la marcha hacia la cabaña.
Photobucket


Photobucket


Photobucket


Photobucket


Como justo antes de llegar a Pedain.
Photobucket


Y tengo un descenso entretenido con una pareja de francesas (de la Gironde) que se había extraviado. Iban a Ansabere, pero terminaron en Pedain. Cosas que pasan...
Photobucket


Photobucket


Photobucket


Ya con la niebla como inseparable compañera, llegamos a Pont Lamary.
Photobucket


15:26. Y siete horas después, a Pont de Masousa.
Photobucket


Y os dejo el mapa.
Photobucket
Y en wikiloc os dejo el track: ver track

LAS NOTAS (La escala es del 1 al 5):
DIFICULTAD: 4. Ruta cómoda hasta las cabañas de Pedain. Allí hay que estar al tanto de coger la senda que lleva al col d’Escoueste, que nos exigirá un esfuerzo extra. Desde el collado a la cima hay que tirar de intuición y buena orientación (hay algunos hitos). Mucho ojo con la niebla.
BELLEZA DEL ITINERARIO: 4. Se atraviesan entornos muy bellos y las vistas de las agujas de Ansabere se quedan grabadas.
IMPORTANCIA DE LA CUMBRE: 3.
La tarde noche del miércoles fue apoteósica, por la tormenta, y el jueves todos nos tuvimos que largar de Lescun. Yo tenía un plan pendiente en el Permayou, pero éso. Queda pendiente.

4 comentarios:

SARITA dijo...

Precioso reportaje, disfrutando del Pirineo en solitario, qué maravilla... gracias por compartir estas actividades, tomo buena nota de todas ellas pero ésta me ha encantado...

Un saludo.

jefoce dijo...

Muy buenas Sarita, gracias por el comentario. Es una ruta salvaje en un entorno muy visitado. Curioso. Cosas de la vida.

Valentín. dijo...

Preciosa montaña, además esta en un sitio que nadie se fija en ella, cosa que pasa con cantidad de montañas.
Por cierto, lo del gentío en El Petrechema...doy fe.
Saludos!!!

jefoce dijo...

Muy buenas Valentín, gracias por el comentario. Es lo que suele pasar, obsesionados con la altura como estamos, siempre dejamos los pequeñitos para otra vez.