jueves, 15 de julio de 2010

RINCÓN DE ALANO, 2.336m (Qué bonito se ve el mundo desde ahí arriba)

Viene de aquí: ver repor
Y aquí: ver repor
Y aquí: ver repor
La guinda la dejé para el jueves con la ascensión en forma de semicircular al Rincón de Alano, una cima preciosa. Salí desde Tatxeras rumbo al paso homónimo. Después me dirigí al collado del Rincón por la vaguada kárstica para regresar por la cresta a media ladera. Dejé la cumbre con una sensación: qué bonito se ve el mundo desde ahí arriba...
Ubicación: Zuriza, Pirineos, Huesca.
Cima: Rincón de Alano (2.336m).
Desnivel acumulado: 1.059m.
Distancia: 13,7km.
Duración: 6h y 05min.
Acceso: Partimos desde el final de la pista de Tatxeras, al este del camping de Zuriza. Desde Linza sólo hay que retroceder hacia Zuriza y tomar por la izquierda la pista que lleva a Tatxeras. Ojo porque el mapa señala Zuriza.

Ver mapa más grande
8:07. Partimos desde el final de la pista circulable de Tatxeras (1.278m) por el camino que pasa al otro lado del río (flecha roja). Me acompaña hasta las naves ganaderas de Mazandú Gustavo, un simpático valenciano que he conocido la víspera en Linza. Está haciendo la Senda de Camille y le he recomendado que vaya al collado de Estribiella para que baje directo a Oza. Así evita el paso por el collado de Lenito bajo, que es engorroso.
Photobucket


Un sendero acorta la pista en muchos puntos. El día ha salido radiante.
Photobucket


Photobucket


Llegamos a la base del Achar de Alano, momento en el que digo adiós a Gustavo. Siempre ma han resultado incómodas estas despedidas. Tienen un punto de nostalgia, porque lo normal es no volver a ver a esa persona en la vida... Me acerco poco a poco al corredor que me llevará a la otra parte de la sierra (flecha roja).
Photobucket


El entorno de la haya solitaria, como siempre, me regala bellas estampas.
Photobucket


Photobucket


Me acerco al Achar.
Photobucket


En la base del corredor, donde suele soplar el aire. Hoy lo agradezco.
Photobucket


Las paredes del Achar, a la derecha. Imponentes.
Photobucket


Y las vistas hacia Gamueta desde el corredor.
Photobucket


Tramo final, donde hay que apoyar las manos.
Photobucket


9:42. Paso de Tatxeras (1.883m), en algo más de hora y media desde el coche. Sorprende el hecho de seguir pisando hierba al otro lado. Giro a la izquierda (este) por senderos de ganado hasta dar con el bueno. No hay que ir al sur.
Photobucket


El Paso de Tatxeras se queda atrás.
Photobucket


Y diviso el recorrido que se me presenta. La idea es salir al collado meridional del Rincón (flecha roja). Para ello iré por la parte central del valle. Primero por hierba, y luego atravesando una zona kárstica.
Photobucket


Hay que seguir los hitos con atención. Me lo tomo con calma y paro a picar algo.
Photobucket


Photobucket


Photobucket


Salvada la parte más incómoda, donde hay que saltar de bloque en bloque, aparece otra vez la hierba. Hay que trazar una diagonal desde este punto para ganar el collado (flecha roja). Se puede apurar la hierba hasta el final, pero este día un mastín que protegía su rebaño me lo impidió. Como para llevarle la contraria...
Photobucket


Por lo tanto, salgo del camino bueno y gano los últimos metros por donde mejor lo veo.
Photobucket


11:10. Collado del Rincón (2.236m). Uno de los momentos de la jornada. Maravillosa vista al este. Te llevas estas imágenes para el recuerdo.
Photobucket


Photobucket


A mano derecha (sur) queda el punto culminante de la sierra, el Peñaforca (2.390m).
Photobucket


Nosotros hemos de girar a la izquierda (norte) para ir al Rincón (flecha roja). Sortearemos una primera elevación por la izquierda para ganar otro collado.
Photobucket


Photobucket


Photobucket


Photobucket


Y entonces acometemos la parte final. Una trocha se eleva salvando los pasos más complicados.
Photobucket


Alcanza la base de una chimenea, que se supera fácilmente.
Photobucket


Y sale a una planicie herbosa, muy cerca de la cumbre.
Photobucket


Photobucket


11:33. Rincón de Alano (2.336m), en casi tres horas desde Tatxeras.
Photobucket


Photobucket


Pano al sur.
Photobucket


Otra al norte. El mar de nubes sigue perenne en Francia.
Photobucket


Hacia el Pirineo central. De verdad que se ve muy bonito el mundo desde esta atalaya.
Photobucket


Acher, Agüerri y Bisaurín.
Photobucket


Detalle del Acher, una montaña que siempre está con el traje de fiesta.
Photobucket


El valle recorrido. Para el descenso volveré por la parte derecha de esta imagen, faldeando a media altura y apareciendo prácticamente en la zona herbosa.
Photobucket


Un sendero poco pisado pierde altura trazando una diagonal. Me detengo en todas las brechas porque sé que sacaré algo de provecho.
Photobucket


Photobucket


Photobucket


Photobucket


A la altura de Mazandú se baja a una brecha y el sendero desaparece. Hay que buscarse la vida por el mar de piedras. De todas maneras, el rumbo es evidente.
Photobucket


Photobucket


Y con un poco de paciencia se llega otra vez al valle, por donde hemos pasado a la ida.
Photobucket


Photobucket


Detalle del camino traído desde la brecha de Mazandú.
Photobucket


Ya por camino conocido, regreso al Paso de Tatxeras.
Photobucket


Photobucket


Photobucket


Bajando el corredor.
Photobucket


Photobucket


En el valle.
Photobucket


La haya solitaria. Qué sería de los reportajes sin tu ayuda...
Photobucket


Photobucket


De vuelta en Tatxeras.
Photobucket


14:12. Fin de la ruta y del viaje. Me acerco al camping para comer.
Photobucket


Y os dejo el mapa.
Photobucket
Y os dejo el perfil.
Photobucket
Y en wikiloc os dejo el track: ver track

LAS NOTAS (La escala es del 1 al 5):
DIFICULTAD: 3,75. Es una jornada en la que hay que estar atento a los hitos. El descenso tiene su punto complicado, aunque sin niebla es evidente el rumbo a llevar. Fácil chimenea en el tramo final.
BELLEZA DEL ITINERARIO: 4,5. Todo el recorrido es precioso y las vistas, impresionantes. Si es la primera vez que va a la sierra de Alano, esté seguro que volverá.
IMPORTANCIA DE LA CUMBRE: 4.
Esto es lo que dio de sí la experiencia de esta semana en Linza. Han sido cuatro reportajes como cuatro soles. Pero sobre todo ha sido una constatación más de que la felicidad es muy fácil de encontrar en el Pirineo. Yo siempre me tropiezo con ella.

2 comentarios:

J M C dijo...

Estaba poniéndome al día en tu blog después de varias semanas desconectado y he descubierto que casi nos cruzamos: creo que el mismo día que subiste al Rincón yo fui al Espelunca. Un saludo.
JMC

jefoce dijo...

Muy buenas JMC, gracias por el comentario. Casualidades de la vida, ya digo yo que los caminos del Pirineo son inexcrutables... Subí al Rincón el 22 de julio. Gran montaña y gran día. Un saludo.