martes, 20 de julio de 2010

BERGON/PIC D'ILHEC, 2.139m (¡Quel spectacle!)

Viene de aquí: ver repor
El Bergon es, junto a La Marere, uno de los picos más individualizados del valle de Aspe. Su aspecto desde Accous resulta intimidatorio y, desde luego, tiene su reputación muy bien ganada. Parece una cima inaccesible. Y no está lejos de serlo. Allí me acerqué el martes con mucha ilusión, pues era uno de los objetivos más esperados de la temporada estival. Presenta una primera parte accesible por terrenos bien marcados, aunque sostenidos, pero la segunda parte de la película cambia por completo. Se pasa de una comedia a una película de suspense. La subida a l’Osque de Ponce es penosa, durísima, fuera de sendero, y nos hará preguntarnos qué hacemos sufriendo por esa pendiente. Si llegamos al collado la cosa cambia, porque ya veremos la cima a tiro. Sólo queda apurar los últimos metros con inteligencia. ¡Quel spectacle!
Ubicación: Valle de Aspe, Pirineos, Francia.
Cima: Bergon/Pic d'Ilhec (2.139m).
Desnivel acumulado: 1.575m.
Distancia: 15,44km.
Duración: 8h y 25min.
Acceso: Partimos desde el final de la pista del valle de la Berthe, cerca de Accous. Desde Lescun se baja al valle, se coge la carretera dirección Bedous y se desvía a Accous. Hay que ir hacia la parte de arriba del pueblo y tomar la carretera asfaltada que se dirige al este. Se dejan dos desvíos a la izquierda y se hace la parte final por una pista empedrada en bastante buen estado. Aparcar antes del vado del río. Ojo, porque el mapa señala Accous.

Ver mapa más grande
8:34. Cruzamos el río (845m) y seguimos por la pista.
Photobucket


Y enseguida viene el desvío marcado al col d'Iseye.
Photobucket


Photobucket


Avanzamos primero entre bojes de forma llevadera.
Photobucket


Para poco a poco penetrar en un bosque espectacular, como los de esta zona, donde la trocha asciende de forma brutal. Sin descanso.
Photobucket


Photobucket


Pasamos la barrera.
Photobucket


9:22. En tres cuartos de hora salimos a un claro con el Ronglet destacando enfrente nuestro.
Photobucket


Photobucket


A la derecha veremos la cabane du Lapassa. No hace falta llegar hasta ella. El col d'Iseye está enfrente (este), pero todavía queda un rato. La senda sube por campas herbosas y luego da un giro radical a la izquierda (evidente). Yo me vi atacado por los tábanos y dejé el camino principal para subir por una alternativa más salvaje y mucho más directa(traza de la izquierda).
Photobucket


Dejamos el entorno de la cabaña.
Photobucket


Photobucket


Y voy superando las duras laderas herbosas.
Photobucket


Photobucket


Photobucket


10:16. Cabane d'Escurets (1.673m). El collado está a tiro (flecha roja).
Photobucket


Photobucket


Photobucket


10:31. Col d'Iseye (1.816m), en dos horas desde el coche. A la izquierda queda La Marere y el evidente collado que deberemos ganar (flecha roja) efectuando una travesía a media ladera.
Photobucket


El valle ganado.
Photobucket


La vertiente de Ossau y el macizo del Montagnon d'Iseye.
Photobucket


Photobucket


Tras picar un poco, emprendo el camino hacia el col de Cotcharas.
Photobucket


Photobucket


11:04. Col de Cotcharas (1.924m). A la derecha quedan las campas del Table de Ponce, antesala del Mardas.
Photobucket


Camino traído y macizo del Sesques.
Photobucket


Bien, es la primera vez que veo el Bergon (flecha roja superior) debido a que había niebla a primeras horas en el valle. Hay que descender un poco hasta el punto que marco en la otra flecha.
Photobucket


Photobucket


Photobucket


Desde este punto (1.773m) se trata de ganar el collado que separa el Bergon de La Marere, l'Osque de Ponce, mediante un corredor cabrón. Muy cabrón (flechas rojas).
Photobucket


El aspecto desde su base intimida, echa para atrás, desanima. Se recomienda apurar la hierba para subir. Para bajar se puede hacer por la pedrera, deslizándose con cuidado.
Photobucket


La pared nos puede servir de ayuda también para mantener el equilibrio y ganar metros.
Photobucket


Photobucket


Con mucho esfuerzo, se va superando el obstáculo.
Photobucket


Photobucket


Y el último tramo tiene un sendero que ayuda una barbaridad.
Photobucket


12:01. l'Osque de Ponce (1.935m). Hay sensación de haber hecho cima por el cansancio acumulado. Y llama la atención el poderío de La Marere a la izquierda. Por esas paredes sorprendo a dos sarrios. Creo que nunca los he visto en un lugar más inhóspito.
Photobucket


Hacia el valle de Accous y el circo de Lescun.
Photobucket


A la derecha está el Bergon. Al alcance de la mano. Después de tanto sufrimiento, alivia verlo ahí, tan cerca. Además, hay que decir que su parte final se antoja accesible. Se trata de superar unas laderas herbosas hacia la derecha y ladear después por una travesía horizontal algo expuesta (flechas rojas). Escondo la mochila tras unas rocas y me llevo algo de comida. Quiero subir ligero este tramo.
Photobucket


Photobucket

La Marere, otra montaña de vértigo.
Photobucket


Camino del Bergon, hallo varios hitos salvadores. Solventan la papeleta, porque da la sensación de que se puede ascender por cualquier sitio, pero hay que tener mucho ojo. Te puedes meter en una ratonera.
Photobucket


Photobucket


Tras la travesía horizontal, se trepa por una chimenea herbosa accesible. Sólo hay que tener cuidado con la caída de piedras.
Photobucket


Photobucket


Photobucket


Los últimos metros se hacen andando, con las manos en los bolsillos.
Photobucket


12:45. Bergon/Pic d'Ilhec (2.139m), en cuatro horas y veinte minutos. Alivio considerable y un alegrón por haber llegado hasta aquí. Cima que deja un sabor de boca de conquista.
Photobucket


Photobucket


Pano al norte, donde destaca la ubicación del pueblo de Aydius (flecha roja).
Photobucket


Al este.
Photobucket


Al sur.
Photobucket


Y al suroeste. La flecha roja señala la ubicación del pueblo de Accous.
Photobucket


Detalle de Aydius.
Photobucket


Y del punto de partida (flecha roja), 1.300 metros más abajo. Como las viandas y voy para abajo. Me alberga esa sensación de inquietud de estar en un lugar salvaje, solo, ciertamente peligroso, y quiero al menos llegar cuanto antes hasta donde tengo la mochila.
Photobucket


Me paro, eso sí, ante un ejemplar de siempreviva de montaña.
Photobucket


Pano desde el collado anterior a la cima hacia l'Osque de Ponce (flecha roja). Se aprecia la verticalidad hacia el sur y la travesía horizontal.
Photobucket


Se trata de ir con cuidado, aunque al final te queda la sensación de no pasar mucho peligro. ¡Cómo cambiará este paso en invierno!
Photobucket


La Marere se lleva todas las miradas. En un principio, la idea consistía en subir los dos el mismo día, pero me parece demasiado. Me hubiera alargado hasta las diez horas de marcha (calculo a ojo), y no me parecía prudente estando solo y teniendo en cuenta que su ascenso también es algo comprometido.
Photobucket


13:30. Llego a'Osque de Ponce, recojo la mochila y me hidrato con entusiasmo. El corredor desde arriba me impresiona menos.
Photobucket


Y hay que decir que se pierde altura con facilidad. Primero por la hierba, luego deslizándose por la pedrera. Con cuidado, eso sí.
Photobucket


Photobucket


Una vez en el valle, hay que recuperar algo de desnivel camino del col de Cotcharas. Esta parte se me hizo dura por el calor y el cansancio acumulado.
Photobucket


Photobucket


Aunque me entretuve con las muchas edelweiss que vi.
Photobucket


Photobucket

14:33. Desde el col de Cotcharas me fijo en la subida final de La Marere (flechas rojas). Por ahí subió Javi Urrutia (Mendikat). Así lo cuenta en su reseña: superar la pedrera con esfuerzo hasta salir al lado de una cavidad (se aprecia en la imagen) y trepar después un escalón vertical (II). Impone desde abajo, aunque habrá que verlo en directo. Con el cansancio que llevaba, la verdad es que ni lo intenté. Queda para otra vez, quizá accediendo desde Ossau (Bitet) o quizá desde el col de Bergout.
Photobucket


De vuelta al col d'Iseye.
Photobucket


Photobucket


15:00. Col d'Iseye. Vista hacia la cabane d'Escurets.
Photobucket


Éste es el otro acceso a La Marere (traza roja desde el col d'Iseye). Me lo comentó Thierry, el guarda del albergue donde me alojo en Lescun. Parece más sencillo, al menos lo que se ve en la fotografía. La cima está detrás de lo que se ve, y el entorno también debe de ser algo áereo. Desde este punto, sí que lo vi con cierto resquemor. Con ese punto de dejar algo atrás pendiente. Inevitable sensación montañera.
Photobucket


Así que nada, bajo a comer al refugio fijándome en el Ronglet.
Photobucket


Y por camino conocido, desciendo al coche.
Photobucket


Photobucket


Ahora sí, veo el Bergon desde el valle.
Photobucket


Photobucket


Y me refugio en el bosque.
Photobucket


Photobucket


Salgo al desvío.
Photobucket


17:00. Fin del itinerario.
Photobucket


Y os dejo el mapa.
Photobucket

Y os dejo el perfil.
Photobucket
Y en wikiloc os dejo el track: ver track

LAS NOTAS (La escala es del 1 al 5):
DIFICULTAD: 5. Se trata de realizar la ruta con decisión y convencimiento. Se necesita un buen despliegue físico y también tener la lección muy bien estudiada. Atención en el acceso al corredor, y también en la parte final. Absténgase con nieve, hielo, lluvia o fuerte viento. Con niebla tampoco me atrevería.
BELLEZA DEL ITINERARIO: 5. Es, sobre todo, la sensación de haberte currado un itinerario difícil. Eso es impagable. Y el monte es precioso de por sí. Panorámica de primer orden.
IMPORTANCIA DE LA CUMBRE: 5.
¡Quel spectacle! ¿No les parece? Continuará...

4 comentarios:

iK dijo...

Buena ascensión; estos montes son algo "ásperos" y está bien "ir a por ellos". A seguir bien.

jefoce dijo...

Aupa Iñaki, gracias por el comentario. Efectivamente, es un monte diferente, rudo, en el que hay que sudar por varios motivos. Pero son los que mejor sabor de boca dejan. Ondo segi.

Lagrole dijo...

Aupa Jefoce,
Ascension bonita y dificil.
"Bravissimo!"
Gero arte

jefoce dijo...

Bonjour Peio, merci pour ton commentaire. Es una montaña difícil, que requiere de esfuerzo físico y seguridad, pero cuando la conquistas tienes una gran sensación.