jueves, 26 de agosto de 2010

PICOS DEL INFIERNO (¿Dónde está el infierno?)

Los Picos del Infierno forman un macizo que llama la atención. Es un grupo de montañas preciosa, muy altiva, con una marmolera característica en el centro que le otorga sello propio. Esta semana fui con Jorge (Kamille en mendiak.net) al refugio de Respomuso con una agenda llena de ilusiones. Los Picos del Infierno fueron el primer objetivo por el collado de Tebarray. El tramo final requiere de un buen olfato montañero, además de estar habituado a caminar por terreno escabroso y un tanto aéreo. Eso sí, la llegada a la cúspide provoca un estado de euforia. Estamos ahí arriba porque nos lo hemos merecido. Por eso no comprendemos dónde está el infierno...
Ubicación: Macizo del Infierno, valle de Tena, Pirineos, Huesca.
Cimas: Infierno Occidental (3.054m), Infierno Central (3.079m) e Infierno Oriental (3.074m).
Desnivel acumulado: 1.224m.
Distancia: 14,62km.
Duración: 8h y 15min.
Acceso: Partimos desde el refugio de Respomuso, en el Pirineo central. Desde Donostia salimos dirección Pamplona por la autovía A-15. Tomamos la carretera que lleva a Jaca y seguimos hasta Sabiñánigo, donde cogemos la carretera del valle de Tena. Pasamos Biescas y Escarrilla, y llegamos a Sallent de Gállego. Hay que tomar la carretera que lleva hasta el embalse de La Sarra. De aquí parte un camino muy trillado que lleva, en poco más de dos horas, al refugio de Respomuso. Ojo, porque el mapa señala Sallent.

Ver mapa más grande
La aventura comienza el miércoles por la tarde en el embalse de La Sarra. Como siempre, mirando al Arriel. Perdonen la torpeza; no lo sabemos hacer de otra manera...
Photobucket


Photobucket


Y fijándonos también en el macizo de Soques. Quizá porque sabemos que algún día exploraremos por sus inhóspitas vertientes. Se lo merece.
Photobucket


7:44. Pasamos la noche en el refugio de Respomuso (2.134m), definitivamente convertido en un hotel de montaña, y el jueves iniciamos la marcha siguiendo la traza de la GR-11 hacia el collado de Tebarray (flechas rojas).
Photobucket


Photobucket


Photobucket


El amanecer sobre el embalse de Respomuso es soberbio.
Photobucket


Dejamos el refugio, escoltado por la mole del Frondellas-Balaitous.
Photobucket


Bajamos al valle, cruzamos el riachuelo y seguimos hacia el sur (flechas rojas).
Photobucket


Otra vez el Arriel. ¿Por qué? Pues no lo sabemos...
Photobucket


Recorremos a la sombra los diferentes barrancos por una senda muy clara.
Photobucket


Photobucket


8:47. Ibón de Llena Cantal (2.423m), en poco más de una hora desde Respomuso. Lugar idílico. Ahora comienza lo duro camino del collado (flechas rojas).
Photobucket


Pero antes nos recreamos con el ibón y su pico homónimo.
Photobucket


E iniciamos la pedrera en diagonal hacia el sureste. Laboriosa, aunque la senda es muy clara.
Photobucket


El Balaitous, otra vez.
Photobucket


Seguimos por la pedrera.
Photobucket


Photobucket


Hasta que giramos decididos a la derecha. Aquí la pendiente aumenta considerablemente, y el terreno se vuelve algo peligroso. Nos pareció bastante difícil para ser GR-11 y teniendo en cuenta que por aquí pasarán excursionistas de todo pelaje.
Photobucket


Photobucket


El macizo de Llena Cantal.
Photobucket


9:30. Collado de Tebarray (2.741m). Punto panorámico perfecto para ver de frente, al sur, los Picos del Infierno. Justo debajo tenemos el ibón de Tebarray y a la derecha, el pico del mismo nombre. Deberemos bajar unos metros, faldear por el lado izquierdo del ibón y encaramarnos a la zona derecha del Garmo Blanco (flechas rojas). Desde aquí, intimida un poco. Tranquilidad.
Photobucket


El desagüe del ibón nos lleva a la sierra de la Partacua, allá en el horizonte.
Photobucket


Desde el collado, nos asomamos a la vertiente de los ibones azules. Vignemale, majestuoso, cierra el paisaje.
Photobucket


Del collado nace un camino evidente que luego se parte en dos. Nosotros cogimos el que sube cómodamente para ganar la vertiente de Sallent. A mi entender, esta opción es más fácil que la que asciende directamente al Garmo Blanco y crestea después hasta el Infierno Occidental.
Photobucket


Photobucket


La vista sobre el ibón y el pico Tebarray es fantástica. Paisaje volcánico, parece que estamos en otro mundo.
Photobucket


Un poco antes de alcanzar el hombro, comienzan las hostilidades. Guardamos los bastones y empezamos a trepar.
Photobucket


Enseguida salimos a la otra vertiente. Y la imagen es tremenda. Tremenda. La clave está en seguir el límite de la marmolera (no perder de vista los hitos bajo ningún concepto). Esta imagen intimida porque a la derecha tenemos un patio considerable, y el terreno no es de fiar porque hay mucha piedra suelta. Habrá que extremar las precauciones.
Photobucket


Hacia Sallent. Es increíble asimilar dónde estamos. La de veces que mirábamos desde Sallent y Formigal a la mole de los Infiernos, pensando cómo demonios sería posible pasar al lado de la marmolera. Pues ahí estamos señores. Ahí estamos.
Photobucket


Otra imagen para enseñar el límite de la marmolera. Hay que decir que las fotos echan mucho para atrás, pero los hitos te llevan perfectamente siempre por una trocha.
Photobucket


Se suceden los episodios de trepada, aunque no exceden del I-I+. Lo peor, sin duda, la calidad de la roca.
Photobucket


Se alcanza la base del Infierno Occidental y se llega el extásis. La vertiente de Pondiellos se muestra en todo su esplendor.
Photobucket


Una pared nos tapa el paso. Conviene perder unos metros hacia Pondiellos y atacar por la derecha una chimenea sencilla.
Photobucket


Es el turno de una ladera descompuesta, que nos hará sudar al extremar las precauciones para no tirar piedras.
Photobucket


Se gana la loma y se gira a la derecha. Esto está hecho.
Photobucket


10:52. Infierno Occidental (3.054m), en poco más de tres horas desde Respomuso. Gran alegría. Vemos al sur la mítica cresta que lo une con las otras dos puntas (flechas rojas).
Photobucket


Jorge no para de mirar a la zona del Garmo Negro.
Photobucket


Y yo al Balaitous.
Photobucket


Decidimos progresar por la cresta para terminar con el macizo y comer después.
Photobucket

Hay mucho escrito sobre ella, pero no es tan fiera como la pintan. El tramo más estrecho cuenta con un metro y medio de anchura, y no hay mucha sensación de exposición al vacío. Comentamos que nos pareció más peligroso el tramo previo al Infierno Occidental.
Photobucket


La caída hacia el glaciar de los Infiernos.
Photobucket


Y hacia Pondiellos.
Photobucket


Al final se vuelve a ensanchar.
Photobucket


11:08. Infierno Central (3.079m). Estamos en uno de los míticos de la cordillera.
Photobucket


Photobucket


Precioso mirador. Las flechas rojas señalan Sallent y Formigal (de abajo a arriba).
Photobucket


Photobucket


Descendemos a la brecha que lo separa del Infierno Oriental.
Photobucket


Y encaramos los últimos metros por terreno roto pero fácil.
Photobucket


11:15. Infierno Oriental (3.074m).
Photobucket


Vista hacia los otros dos y la marmolera.
Photobucket


Unas panos.
Photobucket


Photobucket


Photobucket


Detalle del Cambalés.
Photobucket


Y Balaitous.
Photobucket


Volvemos al Infierno Central y comemos resguardados del viento.
Photobucket


Me acerco también a la sierra de la Partacua. En concreto, a la Peña Telera y su célebre Paso Horizontal (flecha roja, tramo blanco).
Photobucket


Collarada, Escarra, Pala de Ip.
Photobucket


Peña Foratata. Desde aquí arriba no llama la atención. Cómo cambian las cosas desde abajo...
Photobucket


Así que con el estómago lleno y el alma repleta de sensaciones de alegría, emprendemos el regreso por el mismo camino.
Photobucket


La caída hacia el glaciar.
Photobucket


Destrepamos con cuidado. En algunos tramos lo hacemos individualmente, esperando a que uno termine para que empiece el otro. Otra buena alternativa es hacerlo en paralelo para no correr riesgo alguno con la caída de piedras.
Photobucket


El tramo del límite de la marmolera impone menos desde arriba. Cosas de la perspectiva.
Photobucket


Aunque la caída no es nada desdeñable. Tenemos la sensación de que en días de máxima afluencia, la cosa se pondrá peor.
Photobucket


Photobucket


Photobucket


Una última chimenea (II-) nos deja sobre terreno más o menos fácil.
Photobucket


Entorno de Tebarray y Balaitous. Cuánto poderío en una sola imagen.
Photobucket


Photobucket


Photobucket


Volvemos al collado de Tebarray. Una breve trepada nos deposita arriba.
Photobucket


Y bajamos hacia la vertiente de Llena Cantal.
Photobucket


Photobucket


Photobucket


El circo y sus cumbres.
Photobucket


El entorno del ibón es fascinante. Aprovechamos para comer más. Y para disfrutar dejando pasar el tiempo.
Photobucket


Photobucket


Photobucket


Photobucket


Photobucket


Sólo nos queda regresar por la GR-11 hasta Respomuso.
Photobucket

Photobucket

Para sorpresa de los dos, recupero las gafas de sol que había perdido a primera hora al cruzar un vado.
Photobucket


Ahora sí, rumbo al refugio sin preocupaciones.
Photobucket


Photobucket


Photobucket


El agua nos avisa que estamos cerca.
Photobucket


Photobucket


Photobucket


15:59. Refugio de Respomuso.
Photobucket


Y os dejo el mapa.
Photobucket


Y en wikiloc os dejo el track: ver track

LAS NOTAS (La escala es del 1 al 5):
DIFICULTAD: 5. Rudo itinerario de alta montaña, que se recomienda efectuar con la estancia de una noche en el refugio de Respomuso. Aún así, es una jornada larga y difícil, que presenta varios puntos comprometidos. Infórmese del estado del collado de Tebarray, que guarda nieve hasta bien entrada la temporada, y también de la parte final de los Picos del Infierno. Aquí hay que trepar constantemente por mala roca y el entorno puede resultar agobiante para el menos acostumbrado. La cresta final, en cambio, es bastante segura y no ofrece dudas.
BELLEZA DEL ITINERARIO: 5. Grandes sensaciones e impresionantes paisajes. Vistas de primer orden. El entorno de los dos ibones, el de Llena Cantal y Tebarray, es sobrecogedor.
IMPORTANCIA DE LA CUMBRE: 5.
El primer planazo, realizado. Pero tenemos otro as en la manga. Continuará...

8 comentarios:

Andua dijo...

anda la pera, pero si he borrado mi comentario, ja ja ja ja ja

Bueno, pues que me alegro de verte ascendiendo tresmiles Mikel. Tuviste un buen compañero de viaje y eso se agradece allí arriba.

¡¡ coño, a ver si coincidimos !!

jefoce dijo...

Arratsalde on Fernando, gracias por el comentario (te he borrado el otro). Ha sido un final del verano tresmilero, cuando menos me lo esperaba, pero ha estado muy bien. Muchas cimas míticas Fernando, muchas sensaciones. Y más que quedan para el que viene. Mientras, alimentaremos nuestro sueños. Un abrazo.

Keducc dijo...

!!!Maquinotes!!!

Vibrante relato Jefoce, te ha quedado un reportaje de 10 a una montaña de 11!!!

Madre mía la marmolera que pinta de acojono tiene con esa roca tan descompuesta. Los teneis cuadrados, jejeje

Enhorabuena por las cimas infernales y gracias por compartirlo con esta calidad.

jefoce dijo...

Buenos días Keducc, gracias por el comentario. Insisto en que las fotos muestran un paisaje que puede amedrentar, pero con cierto tino montañero se sobrelleva bien. Eso sí, siempre con las mejores condiciones meteorológicas. Que vaya bien.

Lagrole dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lagrole dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lagrole dijo...

Kaixo Jefoce,
Los Infiernos son miticos y maravellosos.
Gracias por estas imageness inolvidables.
Gero arte
Peio

jefoce dijo...

Bonjour Peio, merci pour ton commentaire. Qué decir de los Picos del Infierno. Montaña mítica donde las haya. Esbelta, elegante, preciosa. Una gozada.