martes, 21 de julio de 2009

PIC DE SESQUES, 2.610m (Sobrepasando la euforia)

Era el Tendeñera de 2009. La ascensión que más ilusión me hacía. La tenía planeada desde hacía meses y todo salió perfecto. El martes ascendimos el Pic de Sesques, el techo de la divisoria de los valles franceses de Aspe y Ossau, en una jornada sumamente calurosa que pasará a los anales de mis recuerdos. Fue un itinerario salvaje, durísimo al sobrepasar los dos mil metros de desnivel acumulado, y precioso por su variedad paisajística. Nos comimos el desnivel íntegro desde Bitet para subir por el lago de Isabe, mientras que el descenso lo efectuamos por la vaguada del Caperán. Fuimos felices durante casi diez horas.
Ubicación: Valle de Ossau, Pirineos, Francia.
Cima: Pic de Sesques (2.610m).
Desnivel acumulado: 2.020m.
Distancia: 19km.
Duración: 9h y 45min.
Acceso: Partimos desde el entorno de Bitet, al comienzo de la pista, en la carretera que baja de Gabas a Laruns, cerca de la central eléctrica de Miegebat. Desde Donostia salimos dirección Pamplona por la autovía A-15. Cogemos la carretera que lleva a Jaca por el embalse de Yesa y seguimos hasta Sabiñánigo, donde giramos al norte para penetrar en el valle de Tena por Biescas. Coronamos el alto del Portalet y bajamos a Francia. Después de pasar el núcleo de Gabas estamos atentos a un cruce por la izquierda, que marca 'route forestal de Bitet'. Se puede avanzar unos kilómetros hasta un puente, pero el firme de la pista está en bastante mal estado. Ojo, porque el mapa señala Gabas.

Ver mapa más grande
Paramos en Gabas para coger pan y agua. Buen momento para fijarnos en el Jean Pierre. Perdón, en el Midi...
Photobucket


8:45. Vemos que la pista se encuentra en bastante mal estado para avanzar con la furgoneta, así que decidimos empezar a andar desde el nivel de la carretera (750m). He tenido el privilegio de compartir una semana en los Pirineos con Jorge (Kamille en mendiak.net), al que veis en la imagen. Un tío de puta madre.
Photobucket


Vamos ascendiendo con toda la moral del mundo por la pista.
Photobucket


Photobucket


9:11. En menos de media hora alcanzamos esta bifurcación (899m), hasta donde dejan venir con el coche. Vamos a ir por la vía de la derecha, y muchas horas después volveremos por la izquierda.
Photobucket


Cruzamos el puente y seguimos por la pista, que da varias lazadas.
Photobucket


Photobucket


El día es radiante, aunque hace mucho calor. Demasiado para cosa buena...
Photobucket


9:45. En una hora arribamos a la presa de Bitet (1.091m), que queda a mano derecha. Es el momento de cruzar la regata y ganar altura por el bosque.
Photobucket


Los hitos nos ayudan a progresar por el bosque. Yo ya voy flipando en colores porque ya hemos terminado la pista, la única parte fea, y sé que a partir de ahora las emociones van a fluir de manera descontrolada. Sabemos desde hace tiempo que la objetividad no existe, pero siempre hemos procurado trabajar con rigor y honestidad. Por eso esta vez le pido perdón de antemano, querido lector, porque con el Pic de Sesques hemos perdido los papeles y nos hemos dejado llevar por la euforia. Hemos perdido los estribos...
Photobucket


10:06. Tras una fuerte subida por el bosque de Isabe llegamos a esta bifurcación (1.244m). Vamos por la izquierda.
Photobucket


Y seguimos subiendo por el bosque con bonitas vistas hacia la zona del Montagnon.
Photobucket


Photobucket


Photobucket


10:32. Salimos al raso (1.459m) por vez primera. Vemos la muralla que hemos de ganar (flecha roja), donde se asienta el lago de Isabe, y también la cascada que se forma a la derecha debajo del Pic de la Tenebre.
Photobucket


Photobucket


Photobucket


Debemos superar ahora una empinada ladera en forma de diagonal, mediante un sendero que alterna zonas de piedra con hierba y mucha flora. También había bichos, muchos bichos, que nos acribillan... Al noreste tenemos el macizo del Montagnon d'Iseye, que lo visitamos hace apenas dos semanas en un día de niebla. Mejor tener un día despejado hoy.
Photobucket


Photobucket


Bastante más al este tenemos el macizo de Ger, encima de la estación de esquí de Gourette.
Photobucket


Este tramo nos cuesta bastante y nos lo tomamos con calma. No en vano, sabemos que va a ser una jornada larga, y hay que actuar con cabeza.
Photobucket


Apuramos los últimos metros antes del lago por un sendero perfectamente trillado y balizado.
Photobucket


Photobucket


Más vistas al noreste. La flecha roja marca la ubicación del célebre puerto galo de Aubisque.

Bueno, ya estamos en la torrentera que desciende del lago.
Photobucket


11:30. Lago de Isabe (1.913m), en dos horas y cuarenta y cinco minutos desde Bitet. Vemos por primera vez en el día el Pic de Sesques. Ya llevamos 1.200 metros de desnivel, pero el pico sigue lejos. Esto es categoría. Al no disponer de refugios y al estar cortadas las pistas de aproximación, el esfuerzo que exige esta montaña es considerable. Por todo esto sólo los valientes llegan a su cúspide.
Photobucket


El entorno del lago es para mear y no echar gota. Otra vez tenemos que pedir perdón por este lenguaje grosero, fruto de la euforia...
Photobucket


Photobucket


Photobucket


Photobucket


Paramos casi media hora para comer e hidratarnos. Sobre todo hidratarnos. El sendero coge las laderas meridionales del lago, nada más llegar a la cubeta a la izquierda, y coge altura para rodearlo (flechas rojas).
Photobucket


El lago, desde las alturas. Ya tenemos unos cuantos ibones en el currículum y en la retina, pero éste va a tener un lugar preferente. Y esto no es la euforia. O eso creemos...
Photobucket


El amigo Jorge avanza decidido.
Photobucket


12:25. Tras dejar el lago a la derecha, varios metros más abajo, se afronta un tramo de terrazas superpuestas un tanto incómodo (2.086m). Aunque hasta ahora la ruta está bien balizada.
Photobucket


Nos fijamos en la cascada que cae al lago.
Photobucket


Y también en La Marere (2.221m), vecino del Bergon, otros picos que se barruntan para el futuro. Pero ahora estamos en el Pic de Sesques. No hay pensamientos para los demás.
Photobucket


Otra del lago, por si no lo había visto todavía.
Photobucket


El Montagnon d'Iseye (flecha roja superior), junto a su lago (flecha roja inferior).
Photobucket


Jorge va como un tiro, mientras que yo afronto un estado cercano a una pájara. Creo que es el calor, o a lo mejor la euforia. Demasiadas sensaciones, y la cumbre que se acerca.
Photobucket


Estas terrazas ralentizan bastante la marcha. Y es que además ya llevamos un tute majo en las piernas. Debemos dejar la cumbre a la izquierda y centrarnos en aquel collado (flecha roja).
Photobucket


Tras charlar un rato con un francés, seguimos camino. En la parte final los hitos desaparecen, o no se ven como se deberían ver. Y hay que buscarse un poco la vida. Nos toca cruzar algunos neveros para llegar al collado (flecha roja).
Photobucket


Un vistazo atrás, al sector del Ger-Amoulat-Tourettes.
Photobucket


Cruzamos otro nevero y trepamos por una chimenea sencilla. El esfuerzo es considerable.
Photobucket


Photobucket


Venga, que ahí tenemos el collado. Si llegamos ahí, todo está hecho.
Photobucket


Hemos dejado el Sesques atrás.
Photobucket


13:49. Col de Isabe (2.485m). Jorge sale a la cresta unos metros más arriba. Yo es ver el otro lado y suelto un par de gritos. Comprendo que está hecho. Ya tengo el Sesques, después de estar toooooodo el año esperándolo. Y la flecha roja que señala Lescun. Más euforia...
Photobucket


Photobucket



Photobucket


Nos toca recuperar unos metros por una sencilla cresta hasta llegar a la cumbre.
Photobucket


No podemos evitar mirar a la vertiente de Aspe en las pindias laderas que caen a Etsaut. Más de 2.000 metros de desnivel directo a la cumbre...
Photobucket


El pueblo (flecha superior) y la cabaña de Yese (flecha inferior). Lo dejamos para los figuras.
Photobucket


Detalles de la cresta con apariciones majestuosas de ilustres picos. Para qué vamos a escribir más, la hostia.
Photobucket


Photobucket


Photobucket


El lago de Isabe.
Photobucket


Últimos metros.
Photobucket


Photobucket


Corredor de acceso directo y lago de Isabe.
Photobucket


Hacia el Midi.
Photobucket


Y en primer plano, el Caperán de Sesques (flecha roja). Hablaremos más adelante de él. Ahora toca otra cosa.
Photobucket


14:20. Pic de Sesques (2.610m), también conocido como L'Escarpu, en cinco horas y treinta y cinco minutos desde Bitet. Nos ocurre lo mismo que a Miguel Angulo, que maldecía al llegar a esta cumbre y ver la antenas y una caseta de telecomunicaciones. De todas maneras, la sensación de alegría es inmensa. Nos empeñamos en una cumbre, nos obsesionamos, buscamos información sobre ella y no paramos de elucubrar de cómo será la jornada de ascensión. Después llega y todo forma parte de la nebulosa de los recuerdos. Funcionamos así. No lo podemos evitar.
Photobucket


Lo primero que hacemos es fijarnos en el col de Sesques (flecha roja), por donde efectuaremos el descenso. El resto de picos embellecen el decorado. Un mirador impresionante, por cierto. En realidad, para que se haga a la idea, estamos en el equivalente en posición y altura al Bisaurín.

Hacia el lago de Isabe.
Photobucket


Y más vistas.
Photobucket


El lago de Montagnon, ubicado por la flecha roja.
Photobucket


El tramo Bisaurín-Acherito.
Photobucket


Hace un viento molesto en la cumbre, así que decidimos bajar hacia el collado (flecha roja) y comer con más fundamento.
Photobucket


Photobucket


Las laderas que hemos bajado con celeridad. No hay sendero, pero el terreno es evidente.
Photobucket


15:26. Col de Sesques (2.393m).
Photobucket


Desde donde vemos dos insignes.
Photobucket


Un valiente nos ha visto desde la cima y viene hacia nosotros. Ya subir el Sesques y bajar por la normal es la repera, pero bajar mediante una circular sobrepasa la euforia...
Photobucket


¿Cómo no vamos a sobrepasarla con estas imágenes?
Photobucket


Descendemos una canaleta un tanto incómoda y empinada. En realidad, enseguida nos daremos cuenta de que hay un camino mucho más llevadero unos metros por la izquierda (norte). Y también nos percatamos de que entra algo de humedad al objetivo de la cámara. Claro, hemos perdido los papeles y así no se puede ir por la vida...
Photobucket


El valle que vamos a bajar. Fuimos con la boca abierta.
Photobucket


Habría que haber bajado por donde marca la flecha roja, pero lo hicimos por la zona rocosa de la izquierda. En este tramo no hay sendero, lo vemos varios cientos de metros por debajo, y hay que ir con intuición.
Photobucket


Detalle del Ger y el Amoulat.
Photobucket


Y el Moelle de Jaut, al norte del Aubisque.
Photobucket


Es el momento de acercarnos al Caperán de Sesques (2.410m), una bella aguja de escalada difícil. Pierre Bourdieu, natural del valle de Aspe, lo ascendió en solitario en 1922. Subió descalzo y sin cuerda para el descenso... ¡Cómo no nos vamos a dejar llevar por la euforia, la hostia!
Photobucket


Photobucket


Photobucket


A la altura de esta cascada contactamos con un sendero, que nos llevará ya sin problemas. Llegar hasta aquí no es fácil, pero con un mínimo sentido de la orientación se puede hacer. De todas maneras, ni qué decir que se recomienda subir y bajar por nuestro sentido de la marcha.
Photobucket


La majestuosidad del Sesques.
Photobucket


Un sendero da varias vueltas y nos dejaráen el valle, donde se asienta una cabaña.
Photobucket


Poderosa imagen.
Photobucket


Una pano aclaratoria. La traza azul es la recomendada para descender desde el collado. Nosotros lo hicimos por la flecha superior. Después es cuestión de bajar como podamos hasta las flechas en paralelo.
Photobucket


Diferentes encuadres desde el mismo arbusto.
Photobucket


Photobucket


Ya en plena vaguada.
Photobucket


Otra mirada al Caperán y al valle. Este valle nos gustó un montón.
Photobucket


border="0" alt="Photobucket">


Cerca de la cabaña nos tropezamos con sus habituales habitantes.
Photobucket


16:47. Cabaña de Cujala de Sesques (1.647m). Vigilada por unos cuantos perros, sus ladridos hacen que salgan a mirar dos críos y una tercera persona. Se extrañan de ver a gente por aquí. No me sorprende, por otra parte.
Photobucket


Photobucket


Photobucket


Hay que buscar el sendero que desciende por la margen orográfica izquierda del riachuelo.
Photobucket


Nos despedimos de este valle para penetrar en el bosque. Estas imágenes son importantes. Son el final de un ciclo. Significan el final del Sesques, de una jornada histórica.
Photobucket


Un bosque soberbio nos lleva prácticamente en estado de funcionamiento standard.
Photobucket


Photobucket


17:33. Salimos a unas campas (1.392m), con la cabaña d'Artigue de Sesques a la derecha.
Photobucket


Se penetra por ahí a un nuevo bosque.
Photobucket


Otro fastuoso entorno que dejamos.
Photobucket


Y un último bosque, sin tregua alguna, nos destroza las rodillas camino de la furgoneta.
Photobucket


Photobucket


Apuramos la reserva de la gasolina para exprimir el poco talento fotográfico que nos queda. Y usted ya conoce mi devoción por los encuadres efectuados por las ramas y las nubes...
Photobucket


Photobucket


Photobucket


El sendero ha bajado de manera tremenda al valle.
Photobucket


18:04. Nos lleva a un descampado (1.044m), al lado de una gran tubería, y gira a la derecha.
Photobucket


Ya por pista sólo nos queda un breve tramo aburrido.
Photobucket


18:12. Salimos a la bifurcación de la mañana (950m), al lado del puente y hasta donde dejan acceder al tráfico motorizado.
Photobucket


18:30. Punto final a la exigente excursión. La alegría nos durará toda la vida.
Photobucket


Y os dejo el mapa.
Photobucket


Y os dejo el mapa 3D, sacado de la web de Mariano (ver web), donde se aprecia el recorrido de subida en primer plano. El descenso lo efectuamos por donde pone 'vallon de Sesques'.
Photobucket


Y os dejo el perfil.
Photobucket


Y en wikiloc os dejo el track: ver track

LAS NOTAS (La escala es del 1 al 5):
DIFICULTAD: 5. Itinerario largo, muy exigente físicamente, y de cierto nivel montañero. Hay que afrontarlo con mucha motivación y disponer de una buena meteorología. Esté atento en la zona intermedia entre el lago de Isabe y el collado homónimo. El descenso es rudo y, en parte, fuera de sendero.
BELLEZA DEL ITINERARIO: 5. No voy a escribir nada, porque no quiero perder el control...
IMPORTANCIA DE LA CUMBRE: 5.
Cuando uno asciende al Pic de Sesques sabe que va a coquetear con la euforia. O mejor aún, que la puede sobrepasar. Continuará...

3 comentarios:

iK dijo...

Gran montaña y gran recorrido, La imagen final 3D está guay. Zorionak.

jefoce dijo...

Gabon Iñaki, gracias por el comentario. Ya sabes que le tenía muchas ganas a éste. Fue impresionante. Qué montañón. Y pensar que la gente esté obsesionada con los tresmiles...

Por cierto, a lo mejor el jueves le ataco al Grand Billare. ¿No te querrás apuntar?

iK dijo...

Gracias, trabajo, y al Billare ya le di en su momento; ya tuve alli mi aventurilla particular. Que tengas suerte.