jueves, 30 de julio de 2009

GRAND BILLARE, 2.306m (¿Pirineos o Dolomitas?)

Exigente ascensión a esta cumbre dolomítica del circo de Lescun, la más espectacular. El jueves nos juntamos cuatro miembros de la web de Mendiak, Arthurlee, elarre, Kamille y el que suscribe esta información, para ascender desde el plateau de Sanchese. Desde las proximidades de los Cayolars d'Anaye atacamos con decisión la interminable y empinada pedrera hasta el collado occidental, siempre buscando la traza por la hierba. Ya sólo nos quedaba trepar por la cresta, donde un par de destrepes aéreos exigen atención. No supimos si estábamos en los Pirineos o en los Dolomitas. Aún nos lo estamos preguntando.
Ubicación: Circo de Lescun, valle de Aspe, Pirineos, Francia.
Cima: Grand Billare (2.306m).
Desnivel acumulado: 1.439m.
Distancia: 10,22km.
Duración: 7h.
Acceso: Partimos desde el plateau de Sanchese, en las inmediaciones de Lescun. A Lescun llegaremos vía Pamplona-Jaca-Somport o por Francia (Oloron Sainte-Marie). Desde el pueblo hay carteles verdes en todo momento que te llevan sin ningún problema. En el último tramo el asfalto pasa a ser pista, en bastante mal estado, pero se puede avanzar con precaución. Ojo, porque el mapa señala Lescun.

Ver mapa más grande
Aprovechamos una imagen de nuestra fototeca (otoño de 2007) para enseñaros el circo y sus cumbres.
Photobucket


8:00. Iniciamos la marcha desde el plateau de Sanchese (1.095m) con las nubes colocadas sobre el Petit Billare.
Photobucket


Seguimos las trazas de la pista en dirección noroeste. Hemos de coger como referencia el espectacular paredón del Pic de la Breque para internarnos por su izquierda al bosque (flechas rojas). Algunos como Sergio (elarre) no hacen más que mirar arriba...
Photobucket


Un hito marca el inicio del sendero que asciende decidido para penetrar en el bosque camino de los Cayolars d'Anaye.
Photobucket


Photobucket


Photobucket


Cuando podemos nos seguimos fijando en el Pic de la Breque.
Photobucket


Salimos a un descampado, cruzamos la barrera y pasamos al lado de un abrevadero.
Photobucket


En menos de una hora vamos a salir definitivamente del bosque.
Photobucket


8:55. Antes de llegar a las cabañas (1.453m) vamos a girar a la izquierda (sur) y fijarnos en la famosa cuesta que lleva al collado occidental. Entendemos que es mejor subir por la hierba (flechas rojas), donde hay sendero en todo momento, que atacar la pedrera.
Photobucket


Este hito es la clave (foto sacada en el descenso, pelín desenfocada...).
Photobucket


Adjunto esta foto de otoño de 2008, sacada desde los Cayolars d'Anaye, donde se aprecia el sentido de la ruta hasta el collado (traza roja). La traza azul es nuestra variante en el ascenso.
Photobucket
Algunos hitos nos ayudan en estos primeros metros. Se agradecen, francamente, porque no hay sendero pese a que el terreno esté algo pisado.
Photobucket


Dejamos, por lo tanto, a la derecha la zona de las cabañas.
Photobucket


Llega un momento en el que nos metemos en la pedrera, justo por su límite occidental. Al llegar a la base de ese montículo con algunos pinos, justo cuando hay la opción de coger la pedrera o la hierba, iremos por la derecha (flechas rojas). Es importante tener el concepto claro en este punto.
Photobucket


Pronto cogeremos un sendero que nos llevará cómodamente.
Photobucket


Aunque nosotros lo dejamos y trazamos una línea más recta. Recomiendo seguir la trazada del descenso, que da más vuelta pero sube de manera más cómoda.
Photobucket


En realidad, nuestra vía también estaba con fitas, pero era más directa.
Photobucket


Hasta ahora los ánimos estaban calmados porque la meteorología no era buena. Teníamos dudas, muchas dudas. Pero de repente vemos que las nubes se quedan en el valle y vemos la luz arriba...
Photobucket


Photobucket


9:54. Es cuando distinguimos los paredones del Petit Billare. Somos afortunados, la vida nos sonríe.
Photobucket


Pero todavía nos queda un trecho para alcanzar la cresta.
Photobucket


Disfrutamos del momento sacando a los grandes de la zona.
Photobucket


Siempre atentos a los hitos, la trocha se retuerce y salva como puede la infernal cuesta (flechas rojas).
Photobucket


Detalle del Countende.
Photobucket


Y el Anie.
Photobucket


Ahí tenemos el collado (flecha roja).
Photobucket


Photobucket


10:41. Collado occidental del Billare (2.184m), en algo menos de tres horas desde Sanchese. Se ha hecho de rogar (una hora y tres cuartos desde la zona de las cabañas), pero es una llegada muy agradecida. Ahora nos tocará recorrer hacia la izquierda (este) la cresta.
Photobucket


Una pano del Pirineo. La flecha roja marca la ubicación del Laraille.
Photobucket


Más colosos de la zona. Las flechas rojas marcan la ubicación de las agujas de Ansabere.
Photobucket


Photobucket


El lago de Lhurs, quinientos metros por debajo al sur.
Photobucket


Tras tomar aire y disfrutar reconociendo cimas con los compañeros, retomamos la marcha con la mente puesta en la cumbre (flecha roja). Toca crestear.
Photobucket


Photobucket


Al principio la progresión es evidente y rápida. Los pasos son más herbosos que rocosos. Después habrá que apoyar las manos (flechas rojas).
Photobucket


La Mesa de los Tres Reyes, adornada con algunos lirios.
Photobucket


Empezamos a mirar más al suelo que al paisaje.
Photobucket


Alcanzaremos aquel collado (flecha roja), justo en la base de la chimenea.
Photobucket


Una vez en él, nos quitamos el sombrero definitivamente. Nos cuesta contener la emoción...
Photobucket


Detrás de Iñaki (Arthurlee) está la chimenea que deberemos superar (elemental, grado I, muchos agarres).
Photobucket


Jorge (Kamille), en acción.
Photobucket


Después de la chimenea estaremos definitivamente en el reino de la roca. Se progresa por el filo de la cresta o, en su defecto, por la cara septentrional.
Photobucket


Aunque de vez en cuando paramos a respirar y a retratar el mar de nubes. Insisto en que somos afortunados.
Photobucket


Bien, enseguida llegamos a uno de los dos pasos comprometidos de la excursión. Se trata de un corto destrepe aéreo que exige atención. Desciende a una pequeña brecha, con algo más de patio a la derecha (sureste). Con un poco de cabeza se pasa bien.
Photobucket


Photobucket


11:00. Y ya llegamos al Billare (2.306m), en tres horas desde Sanchese. Se abre de frente, al norte, el curioso valle colgado formado por sus otras dos cumbres secundarias. Existe cierta confusión respecto a cuál es la cima principal, pero el GPS nos confirma que la primera punta es la más alta.

Me puede el desenfreno y me dejo llevar...
Photobucket


Y saco panos. La flecha roja marca la ubicación del techo de Euskal Herria.
Photobucket


Hacia el este, hacia el Pirineo central.
Photobucket


El tramo Collarada-Bisaurín-Peña Forca.
Photobucket


Para llegar a las cumbres que os enseñaba antes, se ha de acometer el otro destrepe aéreo. Éste es más largo y también exige ir con cuidado, mirando dónde se ponen los apoyos. El entorno es espectacular, querido lector.
Photobucket


Photobucket


He ahí el tramo más peliagudo del destrepe. Desde la brecha se puede subir por la derecha o tomar un sendero horizontal (traza azul).
Photobucket


Desde la punta oriental, se ven las otras dos cimas visitadas (flechas rojas). La de la izquierda es la que exige el destrepe.
Photobucket


Asoma la euforia...

Photobucket


Photobucket


Photobucket


En la cumbre central, la intermedia, sacamos la foto para el recuerdo. Buscamos un txoko agradable en el valle y comemos amistosamente.
Photobucket


Encuadramos el Billare, imponente, con la Mesa y el Peneblanque.
Photobucket


Mientras que el Anie parece querer mirar al cielo. Parece que quiere tocarlo.
Photobucket


Las entrañas de Larra no se nos muestran, en cambio, tan atractivas. Aquello es otro mundo, está hecho de otra pasta...
Photobucket


12:35. Bueno, pues después de comer y descansar emprendemos el regreso por el mismo camino. Aquí llegando a la cima central.
Photobucket


El mar de nubes nos llama la atención. Es puro algodón.
Photobucket


Photobucket


alt="Photobucket">


En el último destrepe aéreo, el primero según subimos, decido investigar por el costado occidental y busco una alternativa (aparece Arthurlee en plena faena). El avance es incómodo pero hay menos sensación de patio. Me pareció una opción recomendable para los que somos largos y podemos llegar a las presas con más facilidad.
Photobucket


Después el terreno se suaviza, pero no podemos bajar nunca la guardia. Esto tenemos que tenerlo claro.
Photobucket


Kamille destrepa la chimenea.
Photobucket


13:10. Desde el collado estudiamos la posibilidad de descender al lago de Lhurs (sur) buscando alguna vía por el oeste, pero desistimos cuando vemos que el valle está inmerso bajo el mar de nubes. No vamos a ver nada y además la bajada no es nada evidente. Miramos los paredones del Billare.
Photobucket


Me acerco a la zona de la sierra de Alano.
Photobucket


Así que otra vez por la cuesta del norte.
Photobucket


Como distracción a semejante pendiente tendremos siempre a la derecha el Billare.
Photobucket


Photobucket


Photobucket


En la bajada cogemos el sendero largo, el que da la vuelta, el recomendado, y penetramos en la niebla.
Photobucket


Photobucket


Photobucket


14:25. Tras algo más de una hora llegamos a suelo firme, al valle, y penetramos en el bosque conocido.
Photobucket


Photobucket


El plateau de Sanchese, el punto de partida.
Photobucket


En los últimos metros nos entretenemos con la cascada de Sanchese. Ya es lo que nos faltaba para la jornada...
Photobucket


Photobucket


Photobucket


Photobucket


Photobucket


15:00. Sanchese, tras siete horas de excursión. Nos ha faltado que el valle estuviera limpio para ver el Billare desde Lescun, pero creo que visto lo visto nos importa más bien poco...
Photobucket


Y os dejo el mapa.
Photobucket


Y os dejo el perfil.
Photobucket


Y en wikiloc os dejo el track: ver track

LAS NOTAS (La escala es del 1 al 5):
DIFICULTAD: 5. Es una ruta exigente, muy dura, que apenas ofrece respiro. La cuesta hacia el collado hay que afrontarla con calma, buscando bien el sendero al principio y subiendo por la hierba. Atención en la cresta final, sobre todo en los dos destrepes aéreos. Hay que ir con cuidado y, desde luego, conviene evitar la mala meteorología (hielo, nieve, lluvia o viento).
BELLEZA DEL ITINERARIO: 5. Es un itinerario espectacular, de los que deja un gran sabor de boca. Es una montaña que pide, que exige, pero da mucho. Impresionante mirador.
IMPORTANCIA DE LA CUMBRE: 4,5.
Le confieso una cosa. Todavía nos estamos preguntando si estábamos en los Dolomitas...

9 comentarios:

ALEX dijo...

¡¡Peazo ruta!!. Me la apunto para cuando vaya por la zona. Un saludo desde Valencia

jefoce dijo...

Buenos días Álex, gracias por el comentario. Pues es una ruta muy recomendable para cuando te animes a conocer la zona, aunque en la primera visita la gente suele ascender cimas más célebres como el Anie o La Mesa de los Tres Reyes. Un saludo.

Jose Ramon Txintxurreta dijo...

que envidia, oye deberías plantearte comprar una reflex, viendo los parajes que frecuentas ibas a ganar mucho en calidad.
un saludo

jefoce dijo...

Gabon Jose Ramon, gracias por el comentario. Pues no eres el primero que me lo comenta; de hecho uno de los integrantes de esta expedición también me lo hizo saber. Veo cercano el momento de jubilar mi cámara; ya te consultaré sobre la nueva.

Jose Ramon Txintxurreta dijo...

Ok Mikel, si tienes alguna duda no dudes en preguntar.

Aitor dijo...

Gabon Mikel, después de unos días sin Internet se agradece un repor así. Bonita vuelta disteis. Es una zona que me gustaría conocer. Desde alguno de los que he estado se ven esos montes pero no los conozco. Algún día... Ondo izan.

jefoce dijo...

Gabon Aitor, gracias por el comentario. Te recomiendo encarecidamente que visites el circo de Lescun, es mucho más espectacular que el lado que estamos acostumbrados a ver (Zuriza-Belagua), y menos masificado. Te gustará. Ondo segi.

Lagrole dijo...

Magnifico Jefoce!
Para mi tambien, el BILLARE es una ascension inolvidable!
Gero arte
Lagrole

jefoce dijo...

Kaixo Peio, Billare mendia Lescuneko ederrena dela deritzot. Txango izugarria izan zen, oroituko duguna beti ere. Ondo izan.