jueves, 18 de junio de 2009

ANZOTIELLO, 2.197m (Aún quedan cimas tranquilas en Zuriza)

Viene de aquí: ver repor
Y aquí: ver repor
Preciosa ascensión, muy completa, que dejamos para el tercer día de nuestra experiencia en Zuriza. El Anzotiello forma parte del pequeño macizo de la Gorreta de los Gabachos y el Mallo Gorreta, y es una de las cumbres menos visitadas de este sector pirenaico. ¿La razón? Vaya usted a saber... La cosa es que conocimos un inhóspito camino que supera, no sin dificultades, el barranco de Las Eras para salir a los pastizales superiores. Ahí recorrimos un valle salvaje hasta el Paso Anzotiello, cerca de la cima. El descenso lo efectuamos por el límite meridional del bosque de Gamueta. Fue una ruta muy solitaria. Aún quedan cimas tranquilas en Zuriza.
Ubicación: Macizo de Linza-Zuriza, Pirineos, Huesca.
Cima: Anzotiello (2.197m).
Desnivel acumulado: 1.040m.
Distancia: 12,95km.
Duración: 6h.
Acceso: Partimos desde el cruce al barranco de Las Eras, en la pista que lleva del camping de Zuriza al refugio de Linza. Desde el camping sólo debemos coger dicha pista, al principio carretera, y aparcar en el primer desvío que nos encontramos, a mano derecha. Un cartel marrón indica el desvío. Ojo, porque el mapa señala Zuriza.

Ver mapa más grande
8:38. Aparcamos el coche al lado del desvío, a mano derecha (1.216m). Ya sabéis que ésta es la primera de las tres bifurcaciones que encontramos de Zuriza a Linza (la segunda es la del bosque de Gamueta y la tercera, la del camino al Txamantxoia). Marchamos por el camino herboso de frente.
Photobucket


El susodicho poste/cartel.
Photobucket


A los pocos metros nos tropezamos con esta barrera que impide el paso al tráfico motorizado, al igual que ocurre en los caminos de Gamueta y Txamantxoia.
Photobucket


El camino, ancho y terroso, avanza ganando poca altura mientras sorprendemos a un rebaño de vacas. Efectúa una lazada a la izquierda y otra a la derecha, dejando el riachuelo de Las Eras siempre a la derecha.
Photobucket


9:02. En menos de media hora llegamos a este punto clave (1.330m), justo unos metros antes de que termine nuestro camino al cruzar la regata por un puente. Hace un par de otoños realizamos una excursión vespertina por esta pista y llegamos hasta aquí. Vimos que a la izquierda había un hito (el que mi padre está recolocando en la foto), y supusimos que la continuación era por ahí... Un año y medio más tarde estábamos en el mismo punto. Era el momento de comprobarlo in situ. Tenía que haber una salida.
Photobucket


Dejamos el hito y nos metemos por un sendero a ratos invadido por la vegetación. Exige los cinco sentidos para no perderlo, pero prácticamente te saca del bosque. Prácticamente...
Photobucket


Photobucket


Cuando se llega a un rellano puede haber una confusión. El consejo es seguir de frente y no torcer a la izquierda, como pudiera parecer...
Photobucket


La trocha no nos deja tirados, pese a nuestro temor. Asciende y asciende sin contemplaciones, hasta que termina de forma repentina. La maraña de zarzas y demás plantas invasoras lo aniquilan. El consejo es avanzar unos metros al este y después al norte. Nos daremos de bruces con un joven hayedo, al que se puede acceder sin grandes problemas.
Photobucket


9:37. Nosotros nos guíamos por la luz para salir del bosque. Estos asfódelos nos hicieron cantar victoria. El truco es avanzar el menor tiempo posible sin camino alguno por el hayedo, aunque el entorno nos puede agobiar. De todas maneras, hay que resaltar que nosotros sólo permanecimos cinco minutos sin vereda. Fue poco tiempo.
Photobucket


Una vez que estemos en las campas hay que ganar aquel collado (flecha roja), que nos dará la bienvenida al salvaje valle del Anzotiello.
Photobucket


Después de una hora por el bosque, agradecemos salir y saludar a viejos conocidos. Aquí, el Ezkaurre.
Photobucket


10:00. Ganamos el collado (1.674m), donde nos reciben unos caballos pastando. Ya podemos ver, al fondo, la silueta puntiaguda del Anzotiello, a la izquierda del Mallo Paco Gamueta.
Photobucket


Dejamos al ganado equino en una imagen bucólica. Buscan el alto para recibir el viento.
Photobucket


Photobucket


El Lapakiza Linzola (flecha roja).
Photobucket


Bueno, dejaremos a la izquierda el valle de Gamueta, unos cuantos metros más abajo. La cuestión consiste en seguir el pequeño valle que tenemos delante (flechas rojas de la derecha), que se encajona entre el Paco Gamueta y las largas lomas del Quimboa Bajo. La flecha superior marca el Anzotiello.
Photobucket


Detalle del macizo.
Photobucket


Una trocha, perceptible en todo momento, avanza por el barranco. El consejo es meterse por el mismo barranco, yendo al lado del regato. No hace falta subir el Paco Gamueta.
Photobucket


Se trata de un valle salvaje, muy solitario.
Photobucket


10:21. Alcanzamos este vallado (1.774m) y seguimos por el barranco.
Photobucket


Photobucket


Sorprendemos a una marmota, que campaba a sus anchas por el sendero, y llegamos a este nevero. Lo cruzamos y giramos a la izquierda. Si fuéramos de frente, ganaríamos el collado que separa los dos Quimboas, pero no nos interesa.
Photobucket


Ya aparece de frente el Anzotiello.
Photobucket


Y dejamos a la derecha los picos antes mencionados.
Photobucket


Bien, asoma entonces una zona kárstica, que se supera con facilidad. Exige cierta atención, como siempre, pero los hitos son constantes y nos sacan del lapiaz rápido.
Photobucket


A la derecha queda el Quimboa Alto.
Photobucket


Miramos atrás y tenemos el paredón del Paco Gamueta.
Photobucket


Encajonados entre el Anzotiello y el Quimboa Alto, nos dirigimos al evidente collado, el Paso Anzotiello.
Photobucket


11:06. Paso Anzotiello (2.004m), en casi dos horas y media desde el coche. A la izquierda tenemos nuestro objetivo y comprobamos su pedregal final. La cima está en el extremo derecho de esta imagen. El camino se mete por ese hueco (flecha roja) para salvar un murete rocoso.
Photobucket


Decidimos parar un rato y comer e hidratarnos. Tenemos el Pirineo en el horizonte y eso nos vale para disfrutar de la vida. Ni más ni menos.
Photobucket


Me acerco al sector del ibón de Acherito (flecha roja) y las cimas que lo circundan.
Photobucket


Y busco el otro lado, el meridional, donde destaca el murallón del Petraficha.
Photobucket


Desde el mismo collado, hay que retroceder algunos metros al oeste y estar atento a los hitos que indican el sendero que sube.
Photobucket


A medida que ganamos altura por la pedrera, las vistas se amplían. La flecha roja señala el Castillo de Acher, el orgullo de Oza.
Photobucket


La verdad es que hay bastantes senderos, poco definidos, que ascienden. Recomendamos pegarse a la pared de la derecha (este).
Photobucket


Superado el primer resalte de manera sencilla, se abre paso un valle colgado bien defendido por el lapiaz.
Photobucket


Uniendo un hito con otro, como si fuéramos esquiadores en la modalidad competitiva de descenso, salimos a un collado occidental de la cima. El Mallo Gorreta sorprende desde aquí.
Photobucket


Varios cientos de metros por debajo, a la izquierda, está el valle de Gamueta. Sólo nos queda un breve tramo de cresta, nada aérea, y llegamos a la cima.
Photobucket


11:55. Anzotiello (2.197m), en tres horas y cuarto desde Las Eras.
Photobucket


Photobucket


Precisamente comenzamos con la cima dominante de este sector, el Chinebral de Gamueta, que nos corta la vista al norte.
Photobucket


El Mallo Gorreta, un montañón que exige escalar por cualquiera de sus vertientes. Pocas cimas habrá menos visitadas en Zuriza...
Photobucket


Primera pano hacia el corazón del Pirineo. Las flechas rojas señalan, de izquierda a derecha, el ibón de Acherito y la entrada a Aguas Tuertas.
Photobucket


Hacia el sector Acher-Bisaurín-Chipeta-Alano.
Photobucket


El otro extremo de la sierra de Alano, junto al Ezkaurre.
Photobucket


El valle de Gamueta y el Txamantxoia.
Photobucket


El Achar de Alano, el diente de la mitad. Paso natural para ganar las campas de la sierra.
Photobucket


La zona del Espelunga y la Ralla de Alano, junto a las canaletas de Ruzquía (flecha roja).
Photobucket


Más vistas. La flecha roja indica el Puntal de Secús, uno de los que vive a la sombra del Bisaurín. Unos tanto, y otros tan poco...
Photobucket


Se antoja el ibón de Acherito.
Photobucket


El macizo de Sesques, cubierto todavía por algo de nieve. Dentro de poco lo intentaré desde Bitet (valle de Ossau). Puede ser tremendo...
Photobucket


Y no me quiero olvidar, ni mucho menos, de esta prominente pareja del valle de Aspe. Llevo un tiempo detrás de ellos, preparando, planificando, soñando... La semana siguiente, en la experiencia de Lescun, los tendría más cerca. Me iba a enganchar todavía más a ellos...
Photobucket


Las campas de Guarrinza y la entrada a Aguas Tuertas (flecha roja).
Photobucket


Piden paso los colosos de la cordillera central. Hay sitio para ellos, cómo no. Tiene que ser así.
Photobucket


12:19. Tras comer y beber más, abandonamos la cima por el mismo camino. Me fijo en este ramillete de gencianas.
Photobucket


Se están formando nubes de tormenta que, francamente, quedan bien en las fotos.
Photobucket


Photobucket


Otra vez prestamos atención en el entorno del Paco Gamueta.
Photobucket


Y por camino conocido descendemos el barranco de la subida.
Photobucket


Photobucket


Un hilo de agua deciende del Quimboa Bajo.
Photobucket


La novedad en el descenso estriba en el collado herboso (flecha roja de la izquierda), donde estaban los caballos a la ida. Esta vez rodearemos el montículo herboso por la derecha, como señala la otra flecha roja.
Photobucket


Detenemos la mirada en un rebaño de vacas inmenso, al lado de la cabaña de Gamueta (flecha roja).
Photobucket


Los caballos están ahora algo más al este. Iremos por ahí (flecha roja), asomándonos al valle de Gamueta pero sin bajar a él.
Photobucket


Otra vez el ganado caballar nos deja bonitas imágenes.
Photobucket


Photobucket


13:52. Éste es el entorno que recorrimos. El Anzotiello queda ya lejos (flecha superior), mientras os enseño nuestro camino (flechas inferiores).
Photobucket


Photobucket


Seguimos por el filo de la divisoria, pero siempre por la vertiente de Gamueta. Penetraremos por el límite superior del bosque (flechas rojas).
Photobucket


Photobucket


Tenemos trazas de senda.
Photobucket


Y sacamos bonitas fotos, querido lector.
Photobucket


La trocha desciende acusadamente, aunque en los primeros metros no entra al bosque. Lo deja a la derecha.
Photobucket


Photobucket


Photobucket


Ahí abajo ya entraremos en él.
Photobucket


Un espectáculo nos recibe.
Photobucket


14:24. Llegamos al punto clave del bosque. Tenemos una bifurcación y cogemos la de la izquierda, que nos dejará a muy pocos metros del coche. Sabemos que el de frente lleva también a la pista de Linza, pero nos interesa menos. Para otra vez...
Photobucket


El camino de bajada es mucho más llevadero que el bosque de Las Eras, por eso recomendamos este sentido de la ruta. Descender por Las Eras, donde no hay referencia clara en la entrada del bosque, resultaría problemático...
Photobucket


Nuestro camino mantiene bastante tiempo la dirección sur, y sale a una campa.
Photobucket


Enseguida tenemos el coche al alcance de la vista.
Photobucket


14:38. El camino sale a la pista, a unos veinte metros según bajamos a la derecha (norte) del coche. La entrada al bosque tampoco está clara. Hay que fijarse en los trozos de tierra levantados (flechas rojas).
Photobucket
Y os dejo el mapa.
Photobucket
Y os dejo la imagen 3D del Google Earth.
Photobucket
Y os dejo el perfil.
Photobucket
Y en wikiloc os dejo el track: ver track

LAS NOTAS (La escala es del 1 al 5):
DIFICULTAD: 4. Pese a que sea uno de los dosmiles de Zuriza más sencillos, en cuanto a la longitud y dureza de la ruta, el bosque de subida es peliagudo. Si no lo tiene claro, siempre puede subir y bajar por donde hemos bajado. Como alternativa tendríamos el valle de Gamueta, donde el camino es más claro. Sencillas trepadas en torno a la cumbre.
BELLEZA DEL ITINERARIO: 4. Ruta espectacular. No tiene el nombre de los grandes de Zuriza-Belagua (Anie, Mesa de los Tres Reyes, Acherito, Peña Forca...), pero ofrece de todo: bosques frondosos y poco pisados, pastizales solitarios y buenas vistas. Merece la pena.
IMPORTANCIA DE LA CUMBRE: 3,75.
Tras los retos montañeros, ya sólo faltaba regresar a casa. De todas maneras, teníamos la mañana del viernes libre, así que algo se cocía. Continuará...

2 comentarios:

Kunzuilh dijo...

Muy bien Mikel!! Otro de tus grandes pendientes que ha caído..
Me ha encantado la vista hacia chipeta... ¡¡qué pasada de murallón!!
No se os resiste ni unno (salvo el Larrogain, jejeje...)
Saludos!

jefoce dijo...

Buenas tardes Gonzalo, gracias por el comentario. Efectivamente, era otro de nuestros grandes objetivos y nos hizo mucha ilusión coronarlo. El Larrogain tendrá que esperar hasta otoño como mínimo; cualquiera lo intenta con estos calores... Un saludo figura.