viernes, 23 de octubre de 2009

CASA JULIÁN (TOLOSA): El sabor de lo añejo

Ahora que vivimos en un mundo frenético, en el que la actualidad lo devora todo (no hay nada más viejo que un periódico de ayer), conviene hacer una parada. De vez en cuando hay que bajarse del tren y retroceder. No sólo para coger más carrerilla, más impulso, sino para ver cómo eran las cosas antaño. Ya lo decía Alexis de Tocqueville: “La mejor lección de la Historia es que no hemos aprendido nada de ella”. Por eso merece la pena visitar Casa Julián, de Tolosa, regentado por Matías Gorrotxategi. Tenemos un recuerdo tremendo de hace una década, cuando lo conocimos por primera vez. Es un establecimiento muy clásico, que se asemeja a una antigua bodega, y tiene un menú único, imperecedero. En Casa Julián se palpa, se cata, el sabor de lo añejo.
Ubicación: Tolosa, Gipuzkoa, País Vasco.
Acceso: Desde Donostia salimos dirección Vitoria por la N-1. Tolosa se halla a 26km (25 minutos) de la capital guipuzcoana. Tomamos la segunda salida y en la rotonda giramos a la derecha. Bajamos por la calle hasta una nueva rotonda, donde tomamos la segunda vía por la derecha. Casa Julián está a la derecha; enfrente tenemos una zona azul para aparcar.

Ver mapa más grande
El restaurante, desde fuera. Como se puede apreciar, parece que uno va a entrar a una tienda de ultramarinos.



Hacemos una parada en el vestíbulo y contemplamos toda la gente ilustre que ha pasado por aquí, incluidos sus gustos futboleros.



En Casa Julián el menú es siempre el mismo. De primero, se elige entre espárragos, cogollos o un plato de ibéricos (lomo y jamón).



Después te sacan unos pimientos rojos que son una delicia. Los mejores que hemos probado en la vida. Tenemos tal recuerdo de la primera vez, que siempre defendemos que uno no se puede ir de esta vida sin probarlos...



Al poco tiempo te sacan la carne. Jugosa, fácil para cortar y rica.



Y terminamos con los postres de Tolosa: tejas y cigarrillos, y los golosos Xaxus. También se puede pedir queso. Condimentamos los alimentos con un Muga.



A FAVOR: Es un lugar singular, y uno sale feliz. La comida es única en su género, buenísima. Una experiencia vital. Camareros muy profesionales.
EN CONTRA: Puede que la decoración le eche para atrás, porque no es un lugar moderno. El menú es sota, caballo y rey.
Y os dejo su página web: ver web
En definitiva, haga un hueco en la agenda y bájese del tren una hora y media. Una visita a Casa Julián merece la pena. Catará el sabor de lo añejo.

10 comentarios:

Jose Ramon Txintxurreta dijo...

Me apunto el sitio, esa txuleta tiene una pinta.....
saludos

jefoce dijo...

Arratsalde on Jose Ramón, no te defraudará. Es una experiencia única en estos tiempos.

Joan González dijo...

ESTOS SON LOS SITIOS BUENOS.....SI EL PRODUCTO ES DE PRIMERA...YA VALE

SALUT
JOAN

jefoce dijo...

Muy buenas Joan, gracias por el comentario. Efectivamente, si el género es bueno deberíamos estar contentos. Pero ya sabes que ahora se ha impuesto otro tipo de cocina, y esto otro choca. Aunque siga siendo una maravilla. Yo, como digo siempre, gusto de alternar los dos lugares. Ya sabes, para no aburrir.

Valentín. dijo...

Este sitio es de los que me gustan, habrá que ir, ya lo creo.

jefoce dijo...

Buenas noches Valentin, gracias por el comentario. Haz un sitio en tu agenda y no te defraudará. Que vaya bien.

SARITA dijo...

Hola Jefoce.

Te aseguro que a nosotros la decoración no nos va a quitar el apetito!! Tomo nota del sitio, iremos a hacerle una visita en cuanto podamos...

Felicidades por el Blog, te leo desde hace algún tiempo.

Saludos.

jefoce dijo...

Buenos días SARITA, muy amable por tu comentario. Me estoy empezando a preocupar, porque veo que aquí a la audiencia le interesan los sitios donde manjar, y no las montañas. Estaba confundido... El sitio es de verdad recomendable. Y por cierto, no te conocía de este mundillo; ya veo que eres una figura. Me apunto tu blog.

Giovanni dijo...

Acabo de estar a finales de diciembre y me sentí asaltado con la cuenta. No me importa pagar fuerte donde lo vale, pero aquí me sentí robado. El espárrago, a 3€ la unidad! El chuletéon de unos 750 g. a 42€ (o sea, a 56€ el kilo, cuando por ejemplo en el Gandarías de Donosti está a 35,50 el kilo con las notas enfrente de mí). Una tortilla de espárragos para 2 personas 20€. Y todo con un servicio malísimo por parte de los camareros. En resumen, aceptable hasta que llegó la cuenta; a partir de ahí, insufrible.

jefoce dijo...

Buenos días Giovanni, lamento tu desafortunada experiencia. Es verdad que el precio puede echar para atrás, pero creo que en este caso el género merece la pena. Un saludo.