domingo, 3 de febrero de 2008

TXARABELTZ (Parto de un cordero en directo)

Las cosas que nos suceden en el monte... Tenía la intención de titular este reportaje 'por el centro de Gipuzkoa', pero las circunstancias me obligan a cambiarlo. Esta nublada y venteada mañana nos hemos acercado a la zona de Matxinbenta, entre Beasain y Azpeitia, para ascender el Txarabeltz (692m), también conocido como Atxabal. La cumbre no presenta casi ningún interés: tiene una altitud modesta y está bien defendida por la argoma, las zarzas y el lapiaz, en su parte más alta. Se nota que es una cima en desuso y, pese a que está dentro del catálogo de centenarios guipuzcoanos, poco a poco va quedando en el olvido. Como veréis más adelante, la anécdota de la mañana se ha producido con una oveja a la que hemos ayudado a parir. Recordaremos el Txarabeltz por ello.
Ubicación: Sierra de Murumendi, Gipuzkoa.
Cima: Txarabeltz (692m).
Desnivel: 442m.
Distancia: 10km.
Duración: 3h.
Acceso: Partimos desde Matxinbenta, a caballo entre Azpeitia y Beasain, al norte del alto de Mandubia. Desde Donostia vamos a Beasain por la N-1 y cogemos la carretera que lleva a Ormaiztegi. Sin llegar a él, debemos coger la carretera que asciende al puerto de Mandubia (dirección Azpeitia). Coronamos y descendemos el alto hasta llegar a un grupo de casas. Aparcamos al lado de la taberna.

View Larger Map
Iniciaremos la marcha desde el barrio de Matxinbenta, donde se unen los límites de Beasain, Ezkio-Itsaso y Azpeitia. Para llegar a él, desde Beasain deberemos coger la carretera que lleva a Azpeitia por el alto de Mandubia. Tras coronarlo, iniciamos el descenso a la villa del Urola y cuando comenzamos a llanear se llega a Matxinbenta. Aparcamos y comenzamos.
Vamos a retroceder sobre nuestros pasos y recorremos cuatrocientos metros hacia el alto. Dejamos, pues, atrás Matxinbenta. La salida natural de esta gente, salvo para papeleos obligatorios, es hacia Azpeitia, que lo tienen a un cuarto de hora.
Photobucket - Video and Image Hosting


En este punto nos metemos a la izquierda por una pista de hormigón que lleva al caserío Endrio, que lo tenemos al lado.
Photobucket - Video and Image Hosting


Dejamos a nuestra izquierda el caserío y, tras charlar con su dueño, seguimos para arriba.
Photobucket - Video and Image Hosting


Damos una curva a la derecha y el hormigón desaparece para convertirse en hierba. Ahí adelante nos va a venir la sorpresa de la mañana...
Photobucket - Video and Image Hosting


De repente, vemos a una oveja tendida en el suelo. Amaga con levantarse, cuando siente nuestra presencia, pero es incapaz.
Photobucket - Video and Image Hosting


Claro, está a punto de parir. Mi padre le ayuda. Vaya momento.
Photobucket - Video and Image Hosting


Photobucket - Video and Image Hosting


Madre e hija.
Photobucket - Video and Image Hosting


Photobucket - Video and Image Hosting


Abandonamos la cuadrilla.
Photobucket - Video and Image Hosting


Éste es el punto clave de la mañana. A la tercera curva de herradura desde que el hormigón se convierte en hierba, toca desviarse a la derecha por un camino menos evidente. Está señalizado con un mojón y subirá hasta el caserío Endriokorta, avanzando no muy lejos del riachuelo que tenemos a nuestra derecha. Nosotros teníamos otra información y hemos seguido por el otro lado. Hemos llegado a la cima como hemos podido tras mucho zarzing y argoming...
Photobucket - Video and Image Hosting


El camino bueno es más llevadero, aunque poca vida le queda porque las malas hierbas se lo están comiendo. Miradita atrás para divisar el Izazpe.
Photobucket - Video and Image Hosting


El riachuelo Atxabal, a nuestra derecha.
Photobucket - Video and Image Hosting


Todas estas fotos, pues, están sacadas a la bajada.
Photobucket - Video and Image Hosting


En ocasiones, parece que el sendero nos va a dejar tirados. Pero no ha sido así.
Photobucket - Video and Image Hosting


Pista de barro y ya vemos el caserío Endriokorta en el collado.
Photobucket - Video and Image Hosting


Photobucket - Video and Image Hosting


Debemos coger la pista de la izquierda. Le vamos a coger la espalda al Txarabeltz para acceder a él por su vertiente más asequible.
Photobucket - Video and Image Hosting


Nos fijamos en los desperdigados caseríos de Beizama, auténtico corazón de Gipuzkoa. No estamos muy lejos del centro geográfico de nuestro territorio.
Photobucket - Video and Image Hosting


Esta pista subimos.
Photobucket - Video and Image Hosting


Vemos el pantano de Ibai-eder, que surte al valle del Urola.
Photobucket - Video and Image Hosting


Ahora alargando la panorámica hacia Urraki y Ernio.
Photobucket - Video and Image Hosting


La pista del pinar termina y a partir de ahí toca buscarse la vida buscando los pasos más sencillos entre el lapiaz que ya empieza a asomar. Como siempre en estos terrenos, paciencia.
Photobucket - Video and Image Hosting


Sin más referencias que ir buscando los pasos fáciles para seguir ascendiendo llegamos, de repente, a la cruz. Pone Atxabal, que es como parece que debiera llamarse la cima. Txarabeltz debe de ser un topónimo procedente de las laderas del Izazpe.
Photobucket - Video and Image Hosting


Con el vértice geodésico y el buzón. Hemos tardado una hora y media desde Matxinbenta.
Photobucket - Video and Image Hosting


Photobucket - Video and Image Hosting


Al sur, preside el Murumendi.
Photobucket - Video and Image Hosting


Nos fijamos en el cordal de la ermita de Kizkitza, que avanza hasta el Izazpe. Al fondo, Aloña tapado.
Photobucket - Video and Image Hosting


Una pano hacia el noroeste.
Photobucket - Video and Image Hosting


Desandamos lo recorrido y, para nuestro asombro, vemos que el cordero está solo en las campas de antes. Lo cogemos.
Photobucket - Video and Image Hosting


Y lo dejamos en las campas del caserío Endrio, donde está el resto del ganado. Daba pena ver cómo se había quedado atrapado en un agujero.
Photobucket - Video and Image Hosting


Abandonamos el caserío Endrio.
Photobucket - Video and Image Hosting


Y os dejo el mapa.
Photobucket - Video and Image Hosting


LAS NOTAS (La escala es del 1 al 5):
DIFICULTAD: 1,5. Numerosos desvíos; no se confunda.
BELLEZA DEL ITINERARIO: 1. Poco se puede rescatar.
IMPORTANCIA DE LA CUMBRE: 1.
Y salimos a la carretera para llegar enseguida al coche. La bajada la hemos completado en una hora y quince minutos. Pincho en la benta de Matxinbenta y a casita. Nos acordaremos de esta excursión. No todos los días se ven cosas así...

5 comentarios:

ldiegoes dijo...

Que penilla, espero que lo recojiera su madre, que en una kdd en vuestra tierra, vimos parir a otra, y abandonó al corderito en el camino.

igertu dijo...

Que momentazo, el parto!!! muy bien captado, y se ve que al final "se espabila" el corderito.

Aio,

Alba dijo...

Alucinante! Que flipada encontrarse con algo asi!!!! La ruta muy bonita, pero realmente, lo mejor, lo del parto, y que tu padre supiera que hacer, un puntazo... yo no hubiese sabido ni como ponerme!!!!

Maite Etxezarreta Gurrutxaga dijo...

Acabo de verlo por casualidad. Gracias por la ayuda que le diste a mi oveja. Tanto el cordero como la oveja aún viven y son las que limpian el camino que va hacia la cumbre de Txarabeltz. Iñaki.

jefoce dijo...

Egunon Iñaki, no veas qué sorpresa leer anoche tu mensaje. Siempre nos quedamos con la duda de si lo hicimos bien, porque a la vuelta vimos al cordero solo en un prado y nos quedó la duda de si lo separamos demasiado pronto de su madre. Besarkada haundi bat.