martes, 17 de mayo de 2011

EL MOLINO DE URDANIZ (I+D+I en la cocina)

Viene de aquí: ver repor
Parafraseando a Fray Luis de León, como decíamos ayer el segundo plan de la jornada también tenía mucho interés. Después de bajar de Sorogain, paramos en El molino de Urdaniz, uno de los tres restaurantes navarros con estrella michelín (junto al Rodero y Europa de Pamplona). La experiencia fue apoteósica. Conmovedora. Puramente sensorial. Y nos inclinamos por el menú degustación (13 creaciones, 68 euros), un auténtico canto a la originalidad. I+D+I en la cocina.
Ubicación: Urdaniz, valle de Esteribar, Navarra.
Acceso: Urdaniz se encuentra en el valle de Esteribar, en la carretera que lleva de Pamplona a Roncesvalles, un poco antes de alcanzar Zubiri.

Ver mapa más grande
El local, desde fuera. Está un poco apartado del núcleo de Urdaniz y en la planta baja se puede comer a base de raciones.
Photobucket


El menú degustación. Presenta alguna ligera variación. No nos sacaron el segundo (caramelo de pimentón), pero sí el célebre tarro de lombrices. Sí, han leído bien. Maridamos todo con un Albariño.
Photobucket
Cóctel de margarita.
Photobucket


Tallos de puerro y vieira salteada bañados en una infusión picante de mejillones.
Photobucket


Salteado de espárragos, jengibre, lima, melisa y huevas vegetales.
Photobucket


Ragú de guisantes, tubérculos y raíces deshidratadas. Finísimos.
Photobucket


Sardinas cocinadas en humo de haya sobre un trazo de encurtidos, anchoas, olivas negras, germinados de lenteja y cebolleta asada. Una delicia.
Photobucket


Tallos asados de salsifi, trufa, parmesano y cítricos.
Photobucket


Chicharro salteado, coliflor y tapioca cocinada en un caldo de atún, mucílago vegetal y brotes de berro.
Photobucket


Campero (pollo de grano) asado sobre un fondo de tierra quemada, brandy, jugo y aire acidulados.
Photobucket


Pieza de cochinillo bañada en un jugo reducido de ajo ibérico, apio nabo y levístico.
Photobucket


Pastilla de esencias de jabón. Un escándalo. Se abre la pastilla y se ingiere junto a la espuma. Sensación única.
Photobucket


Éste fue un cambio respecto al menú, pero llevaba algo de whisky y frutos secos.
Photobucket


El tarro de lombrices. Hay que estar preparado para comerlo...
Photobucket


Photobucket


Y un poco de fresas para terminar.
Photobucket
A FAVOR: Dos horas de puro espectáculo. Sabores únicos, nuevos y capacidad de sorpresa en aumento. Una gozada. Buen servicio, constante pero con distancia.
EN CONTRA: No es barato. No se me ocurre ninguna otra pega.
Y os dejo la página web: ver web
Es importante que vaya con la cabeza despejada, dispuesto a disfrutar. Una experiencia única. I+D+I en la cocina.

4 comentarios:

xabierandueza-berriozar dijo...

Aupa Jefoce.
Un menú de lujo, mucho bueno y mucho caro como dicen en la ribera, que no está al alcance de todos los bolsillos.Nosotros el día 27 de Mayo comemos en Goldaraz después de haber subido al Erga.Que sigas disfrutando.
Un saludo.

jefoce dijo...

Buenas tardes FJA, gracias por el comentario. Mira, el de Goldaratz es otro santuario de la comida. En otro plan, pero santuario a fin de cuentas. La clave es saber disfrutar en los dos sitios.

Joan González dijo...

AL ESTILO..."BULLI"...... A TOPE

SALUT
JOAN

jefoce dijo...

Buenas tardes Joan, gracias por el comentario. Te echaba de menos en este post, con lo que te gusta a ti ser feliz. Un saludo.