martes, 20 de abril de 2010

KABIA (ZUMARRAGA): Un templo de la buena vida

Viene de aquí: ver repor
El plan del martes se completó en el restaurante Kabia de Zumarraga, un templo de la buena vida. Estuvimos hace años, pero teníamos pendiente una nueva visita. Uno no se cansa de volver a los buenos sitios, y menos si le tratan como a un marajá. Se trata de un local moderno ubicado en el corazón de Zumarraga. De cocina elaborada, tiene un menú sugerente a un módico precio de 19 euros (también tiene carta). Difícil no salir contento de este local.
Ubicación: Zumarraga, Gipuzkoa.
Acceso: Desde Barrendiola, sólo debemos descender a Brinkola y coger a Zumarraga.

Ver mapa más grande
Detalle del local.
Photobucket


Nos sacan un aperitivo.
Photobucket


Pedimos las dos ensaladas del menú, la de anchoas y la de pulpo. Atractivas para la vista, deliciosas en el sabor.
Photobucket


Yo me inclino por el cordero deshuesado, y mi padre pide rape en salsa. Otro acierto.
Photobucket


Cuajada con fresas. Para chuparse los dedos.
Photobucket


Y el café con la invitación de la casa.
Photobucket


A FAVOR: La calidad y originalidad de la comida y el precio, francamente competitivo. Generosas raciones y servicio amable. Tuvimos que retrasar nuestra reserva y no nos pusieron ninguna pega.
EN CONTRA: El tamaño del local, quizá algo limitado. Aunque ya vimos que cuentan con otras salas.
Y os dejo su web: ver web
Hagan una visita al Kabia porque no se arrepentirán. Es un templo de la buena vida.

4 comentarios:

Joan González dijo...

JOOOOOOOOOOOO...QUE CABRONES...

SALUT
JOAN

jefoce dijo...

Jajaja, hola Joan, sabía que con este reportaje darías señales de vida... Ya sabes que nos gusta disfrutar de las pequeñas cosas de la vida. Un abrazo.

xabierandueza-berriozar dijo...

Hola.No hay más satisfación, que una buena comida después de una pateada.Buen restaurante,lo apunto.
Un saludo.

jefoce dijo...

Buenos días FJA, gracias por el comentario. Pues estoy de acuerdo, a nosotros nos gusta combinar el esfuerzo de la montaña junto al placer de la gastronomía. Todo en la vida debe tener equilibrio... Un saludo.