martes, 17 de noviembre de 2009

LARROGAIN Y AINTZIOA (Navarra y sus rincones ocultos)

Dicen que el asesino siempre vuelve al lugar del crimen. Pues yo no iba a ser menos. Tras el infructuoso intento de febrero, cuando la nieve fue un enemigo demasiado poderoso (ver repor), ayer regresé a Aintzioa para saldar una cuenta pendiente con el Larrogain. Esta vez tuve un tiempo claro, factor fundamental, no había nieve, fui con mucha voluntad y la lección bien estudiada. Aún así, resultó ser un día agotador y hay que advertir que las dos cimas tienen su reputación muy bien ganada, sobre todo el Aintzioa. Aquello es la selva del boj, donde sólo existe un camino posible. Y a pesar de tomarlo bien, hay que sudar tinta china para no perderse. Ésta es la crónica de una jornada única.
Ubicación: Sierra de Labia, Navarra.
Cimas: Larrogain (1.248m) y Aintzioa (1.182m).
Desnivel acumulado: 582m.
Distancia: 11,52km.
Duración: 4h y 24min.
Acceso: Partimos desde la localidad de Aintzioa, cerca de Erro. Desde Donostia salimos dirección Pamplona por la autovía A-15 hasta la salida de Berriozar, donde tomamos dirección Zubiri (Francia) por los túneles de Ezkaba. En Zubiri seguimos hasta Erro, al cual llegamos tras superar el alto homónimo. A la salida de Erro estamos atentos a un desvío por la derecha, que lleva a Urroz. Enseguida giramos a la izquierda para ir a Aintzioa pasando por Orondritz (hay carteles en todo momento). En el siguiente alto, giramos a la izquierda y llegamos a Aintzioa.

Ver mapa más grande
9:35. Charlo con unos cazadores y salgo de Aintzioa (982m), segundo pueblo a más altura de Navarra después de Abaurregaina (1.039m), por esa pista que sale a la izquierda de la plaza, hacia el norte.



Ahí dejo el pueblo. La pista llanea dirección este.



Enseguida llego a esta bifurcación de pistas, al lado de un aska que hay a la izquierda. Ahora marcharé por la derecha (hay un hito en la hierba) y después volveré por la izquierda.



Bien, enseguida tenemos otra bifurcación de pistas y volveremos a ir por la derecha, hacia abajo (flecha de la izquierda). Visualizamos dónde quedan las campas de Mendigil, la clave de la jornada (flecha superior), y cómo se accede a ellas (flechas consecutivas de la derecha).



La pista ha bajado unos metros, cruza un riachuelo y se dirige a la derecha (sur). Cruzamos esta alambrada y estamos atentos ahí delante (flecha roja).



9:45. Los dos hitos (flechas pequeñas) nos invitan a tomar el sendero herboso.



Con más detalle.



Ascendemos en dirección sureste dejando atrás Aintzioa. A la derecha tendremos durante unos metros una campa cercada.



Avanzamos sobre este terreno, unas campas salpicadas de bojes. El terreno está algo pisado, pero es fácil despistarse. Durante este tramo hay algunos hitos.



Nos damos de bruces con otra campa cercada, pero por la derecha sigue el camino (atención a este hito). Ahí delante tenemos la segunda alambrada y, nada más cruzarla, hay que tomar la vía de la izquierda. Hay un hito que invita a ir por la derecha; eso hicimos en febrero pero no hubo manera de continuar. Yo recomiendo ir por la izquierda.



Casi de frente está el montículo cubierto por el hayedo, referencia importante desde el pueblo. Algunos hitos nos ayudan en este tramo, donde el terreno no está nada claro. Hay que tirar para arriba, en clara dirección este.



De repente salimos a un camino casi empedrado, que ya no abandonaremos.



10:05. El camino gira a la izquierda (norte) y a la derecha veo el famoso abrevadero (1.101m). Primera parte salvada. Bebo agua, marco el waypoint y me interno en el hayedo (flecha roja).






Aintzioa desde el abrevadero.



Se penetra en el hayedo primero hacia la derecha (sur) y después se sube hacia arriba (este). Hay alguna que otra cinta de plástico en los árboles, que nos vendrá más que bien.



Si no se tiene clara la dirección, una vez se empieza a ganar altura en el hayedo hay que subir hacia la derecha. Se terminan las hayas y volvemos a salir a un terreno parecido al anterior de campas salpicadas de bojes. Vamos de frente, dirección este.



10:13. Campas de Mendigil u Otsartea (1.145m), donde está la madre del cordero. Ésta es la vista que se tiene al llegar. Llegar aquí es el primer triunfo parcial de la jornada.



Una pano hacia la derecha (sur)y el rumbo que hay que tomar. Según se llega a Mendigil hay que ir de frente hacia la derecha.



Y la prolongación a la loma anterior. Primero me doy un paseo por el extremo septentrional. Vuelvo al punto inicial y tomo la dirección correcta.



Un hito y una cinta de plástico marcan el túnel de boj del Aintzioa. Pero primero quiero ir al Larrogain. Después, si acaso, volveré aquí.



Siguiendo por los límites del boj, hacia el sureste, se llega a esta otra explanada. Ahí está la sima cercada y el hito del Larrogain (flecha roja).



La sima.



10:35. Y la entrada al famoso túnel (1.116m). Coloco una rama entre los hitos y las calaveras. No sé lo que durará...



Bueno, me voy animando porque ya estoy en el túnel. La estrecha trocha baja unos metros y gira después a la derecha (sur). Al principio la situación es ciertamente desesperanzadora, aunque es obvio que no se puede coger otro camino o dudar. Sólo existe ése...






El sendero gira a la izquierda (este) y sube ligeramente. Nos encontramos con este desvío. Tengo tiempo, así que decido investigar la vía de la derecha. Faldea el Larrogain por el oeste y sale al cabo de un cuarto de hora a una zona más o menos limpia, con Ardaitz a la vista. Esta ruta comunica con el pueblo después de pasar por varios dólmenes (ver track), pero decido volver otra vez a la bifurcación. Este camino no está hitado ni tiene ninguna pintura ni cintas de plástico, por lo que se exige máxima atención (he depurado el track y he decidido no incluir este tramo).



11:20. Bueno, una vez en el camino subo y me tropiezo con la segunda bifurcación (1.139m). Ésta, clave.



La vía de la derecha lleva al collado septentrional del Larrogain, y baja después a Urdirotz.



Nosotros iremos por la derecha. Fundamental darnos cuenta porque si no acabaremos en el collado de Urdirotz.



El camino, siempre estrecho, sube en varias lazadas y se abre un poco hacia arriba.



Siempre atentos a los hitos, la pintura amarilla en las piedras y las diferentes cintas de plástico, salimos a un hayedo. Esto nos parece el paraíso; parece que salimos del infierno. Pero la alegría nos dura poco y todavía nos falta un último tramo de boj, que serpentea entre los únicos resquicios hábiles. Conviene mirar de vez en cuando hacia atrás y memorizar varias referencias.



Por fin vislumbro unas rocas y se nota que no hay más desnivel a superar. Respiro aliviado.



Me acerco al barranco y me recreo con ese bosque otoñal.



El Elke y el Ponsoroa, con ese atractivo circo que forman, y la perdida aldea de Urdirotz me saludan. Giro a la derecha y enseguida está la cumbre. Suspiro.



11:35. Larrogain (1.248m), techo de la sierra de Labia, en dos horas desde Aintzioa. Teniendo en cuenta que anduve media hora extra por la ruta que marcha a Ardaitz, se puede ascender en una hora y media. Después de sufrir tanto y de tener un acceso tan incómodo, la llegada a la cima es una recompensa. El Larrogain tiene unas vistas fabulosas de la Navarra interior y se ve, incluso, el Pirineo.















Empezamos con las panos. La primera es hacia el este y destaca la ubicación de Urdirotz (flecha roja).



Giramos hacia la Cuenca de Pamplona.



Y miramos al noroeste (se aprecia entre la vegetación Aintzioa).



Detalles hacia el Pirineo.






Me acerco a Imizkotz, otro pueblo del valle de Artze. La pista de hormigón que llega a él, sigue después hasta Gorraiz, al este del Elke.



Tras comer una manzana y beber abundante agua, emprendo el regreso por el camino de subida (¡como si hubiera otro!). Se ha de seguir con los cinco sentidos puestos; no queremos que nos pase como a un sacerdote de Roncesvalles que se perdió aquí no hace mucho: ver noticia



Volvemos hacia Mendigil. El panorama, como se puede apreciar, puede resultar agobiante para muchos.






De vuelta en Mendigil, se tarda poco menos de media hora en bajar.



12:10. Tengo tiempo hasta la hora de comer, así que en un arrebato de euforia me vuelvo a acercar al hito de entrada al túnel del Aintzioa (1.111m). Insisto, éste está como a unos cincuenta metros al noreste del otro.



En el primer tramo la senda está podada y se sigue con relativa facilidad. Primero alterna campas y bojes y después se interna en el bojedal, sorteando un lapiaz. Baja un poco y avanza decidido al este. Tenemos hitos y cintas de plástico en todo momento.






Éste es un tramo en el que se va más tiempo semiagachado que de pie...



Sólo puede haber un tramo de duda cuando a la izquierda tenemos una campa. No hay que entrar en ella, sino que hay que tirar por la derecha (había un hito que lo agrandé).



Bien, si todo va bien saldremos a terreno más o menos abierto, con el Larrogain claramente a la derecha.






A partir de ahora hay que ir con mucho cuidado, siguiendo los hitos, las cintas de plástico (flecha roja) y la pintura azul en las piedras. La cima está ahí, a tiro, pero cuesta una barbaridad avanzar. No hay que salir a la derecha, donde no hay vegetación en una pedrera, porque después no hay continuación. Seguir siempre por el bojedal.



Éste es el peor terreno. Pese a las numerosas marcas, por momentos uno no sabe por dónde continuar. Hay que tirar de fe en algunos puntos... Si no se tiene claro, si no ve más cintas de plástico, vuelva hacia atrás.



Otra galería final entre el boj, muy peligrosa por las escasas referencias, nos llevará a la cima.



Aleluya.



12:52. Aintzioa (1.182m), en cuarenta minutos desde Mendigil.






Cuenta con un buzón colocado hace seis años por el club de Montaña de Gasteiz, aunque no se trata del punto más alto. En realidad, es el lugar más espectacular porque su cara oriental cae de sopetón a Urdirotz y desde el valle de Artze es una referencia clara.



La peña del norte, conocida como Korroskari y que vemos en la imagen, es ligeramente más alta y cuenta con un hito en su cúspide, pero es escasamente ascendida. Francamente, yo no vi manera de penetrar en el boj. Y, sinceramente, habrá que hacerlo con una motosierra...



Prolongación del valle de Artze hacia el norte. Destacan los enclaves de Hiriberri-Artzibar (izq.) y Arrieta (der.).

La pista de hormigón que sube a Imizkotz. Hay que vivir ahí...



Zoom a Urdirotz (lástima de tembleque por el viento). Tremendo emplazamiento. Curiosamente, después me comentaron en Aintzioa que unos jóvenes donostiarras llegaron hace un tiempo para vivir.



El Larrogain.



Vuelvo tras mis pasos, con mucha atención en varios puntos. Hay varias veces que tengo que retroceder, aunque estoy bastante tranquilo porque la señal del GPS no se pierde y tengo cobertura teléfonica en todo momento.



Otra vez en Mendigil. He llegado en algo más de veinte minutos desde la cima. Ya puedo respirar tranquilo.



Otra vez en el hayedo.



En el abrevadero decido girar a la derecha y volver por un camino más largo.



Se interna en el hayedo, llaneando, en dirección norte.



Sale de ese punto y gira a la izquierda (oeste).

Supera esta alambrada y llanea por unas campas en dirección norte.



Arrieta, enclavado entre el Corona y el Juandetxako, dos que tengo pendientes.



13:46. El camino gira a la izquierda (oeste) y sale a esta pista (1.079m), donde torcemos a la izquierda.



La pista desciende en varias revueltas y aprovecho para sacar la última panorámica, donde se aprecia la famosa campa que hay que dejar a la izquierda camino del abrevadero.



Ya tengo Aintzioa a la vista.






14:00. Salgo al aska de la mañana y entro de manera triunfal a Aintzioa. Casualidades de la vida, se acerca a saludarme el mismo vecino con el que departimos mi padre y yo en febrero. Termino la jornada con una comida casera en el hostal Erro, de Erro.



Y os dejo el mapa.



Y os dejo el perfil.



Y en wikiloc os dejo el track: ver track

LAS NOTAS (La escala es del 1 al 5):
DIFICULTAD: 5. Recorrido muy complejo, sobre todo para ascender al Aintzioa. El GPS es imprescindible si hay nieve o niebla, y muy recomendable en el resto de casos. Conviene llevar camiseta y pantalón de manga larga, e incluso hasta gafas de sol para evitar las ramas de los bojes. Unas tiritas y betadine pueden ser útiles. Los que padezcan de lumbalgia y claustrofobia, absténganse. Una regla de oro para la excursión: si no lo ve claro, marcha atrás hasta dar con el camino otra vez.
BELLEZA DEL ITINERARIO: 2,5. No se disfruta durante la ruta, e incluso se siente agobio, pero la recompensa al llegar a las cimas es muy gratificante. De usted depende la decisión de si merece la pena. Vistas fabulosas desde las dos cimas.
IMPORTANCIA DE LA CUMBRE: 4.
Cuando llegué al coche supe que no iba a volver en la vida a esos terrenos. Es la primera vez que me pasa después de subir 561 cimas.

8 comentarios:

vidal dijo...

Buff, vaya tela con esos pasillos de boj!... que mala pinta tienen los jodíos!... yo creo que le tienes que poner a esta actividad la etiqueta de espeleología porque parecían cuevas de boj, ja, ja, ja!!!... Enhorabuena por esa aventura y esas dos cimas nuevas!!!... Saludos Esgalleros!!!

jefoce dijo...

Buenas noches vidal, gracias por el comentario. Su esfuerzo costaron, pero estoy satisfecho del resultado. Aunque también sé que no volveré a este lugar...

SARITA dijo...

Me ha encantado esta ruta a pesar del agobio en algún momento... reconozco que a mí esas zonas me gustan...

Tenemos una visita pendiente pero no sé a dónde ir, tendríamos que irnos a vivir allí!! Si nos animamos ya te pediré consejo, me fío de tu criterio para la ruta y para el almuerzo!!

Un saludo.

jefoce dijo...

Buenas tardes Sarita, gracias por el comentario. Efectivamente, hubo algún momento ciertamente agobiante, pero la satisfacción en las dos cumbres fue grande también. Si os animáis a conocer esta tierra, ya os recomendaré algunos sitios. Para comer, me refiero...

Carlos Castillo ( Ultra) dijo...

Oye tienes un blog cojonudo... buenas rutas. Me gusta. Un saludo

jefoce dijo...

Buenas noches Carlos, muy amable por el comentario. Es nuestra afición favorita y nos gusta explicarlo con detalle. Que vaya bien.

Mortxe dijo...

En vista de los comentarios, busque una nueva ruta en internet y encontre un track en wikiloc por el norte a Aintzioa. Sinceramente sigiendo el track no tiene perdida y el camino no esta demasiado sucio, hay un sendero de ganado entre el boj y solo tiene el problema de acertar con el canal de rubida al roquedo de arriba y los 150m de la parte superior por las rocas. Merece la pena subir por este camino y que se marque en el futuro. Es peor el recorrido a la cima sur que el recorrido que se realiza a la cima norte. por el norte.

jefoce dijo...

Buenos días Mortxe, gracias por el comentario. Por lo que dices, entiendo que subiste desde Urdirotz. Parece ser que el amino hasta el collado está bastante claro, aunque tengo entendido que luego se complica. La verdad es que llegar a la otra cima del Aintzioa, me parece una salvajada. Algo épico. Enhorabuena por la hazaña.