martes, 21 de junio de 2016

BETHMALE, SEIX Y COMINAC (A los pies del Mont Valier)

Viene de aquí: ver repor
El anticiclón se sitúa en plena cordillera y aprovechamos para adentrarnos en los valles más montañosos. La primera parada la realizamos en Castillon en Couserans.
 photo P1130086_resize.jpg
El color azul y el verde, el verde y el azul, predominarán en este reportaje.
 photo P1130087_resize.jpg
 photo P1130089_resize.jpg
 photo P1130091_resize.jpg
La capilla de San Pedro, del siglo XII.
 photo P1130088_resize.jpg
Nos desplazamos hasta el lago de Bethmale, alejado del mundanal ruido. Un placer darle la vuelta con la sintonía de los pájaros.
 photo P1130093_resize.jpg
 photo P1130094_resize.jpg
 photo P1130095_resize.jpg
 photo P1130096_resize.jpg
 photo P1130097_resize.jpg
 photo P1130098_resize.jpg
 photo P1130099_resize.jpg
Seguimos subiendo y alcanzamos el col de la Core, clásico del Tour de Francia.
 photo P1130100_resize.jpg
 photo P1130101_resize.jpg
Admiramos la vista que se abre al este, por donde bajaremos ahora.
 photo P1130102_resize.jpg
Trois Seigneurs.
 photo P1130103_resize.jpg
Asoman el Montcalm y la Pica d'Estats, al fondo a la izquierda.
 photo P1130104_resize.jpg
Un descenso vertiginoso nos deposita en Seix.
 photo P1130105_resize.jpg
Siguiendo el valle río arriba se llega a Couflens,
 photo P1130106_resize.jpg
 photo P1130108_resize.jpg
El Mont Roig domina el horizonte.
 photo P1130107_resize.jpg
Finalmente, decidimos regresar a Saint Girons por una carretera pintoresca, la de las granjas de Cominac. Ideal para admirar el Mont Valier, el rey de la zona.
 photo P1130109_resize.jpg
 photo P1130110_resize.jpg
 photo P1130111_resize.jpg
 photo P1130112_resize.jpg
 photo P1130113_resize.jpg
 photo P1130114_resize.jpg
Menudo desfile de paisajes.
 photo P1130115_resize.jpg
Continuará...

2 comentarios:

Fernando - Andua dijo...

Me recuerdo en cierto modo a otra zona del pirineo ¡ que selvas hay en el otro lado !

jefoce dijo...

Buenos días Fernando, gracias por el comentario. Sabemos que el Pirineo francés tiene bosques para regalar pero estos del Ariège creo que son los más salvajes. Es impresionante. Un saludo.