miércoles, 8 de mayo de 2013

QUERIBUS, PEYREPERTOUSE Y GALAMUS (Una trilogía imparable)

Viene de aquí: ver repor
Y aquí: ver repor
Y aquí: ver repor
Al día siguiente realizamos otra de las excursiones clásicas de esta región. Visitamos tres castillos, dos de ellos los más representativos de la comarca, y rematamos la jornada con una comida en un pueblo encantador y un paseo de vértigo por una de las gargantas más profundas del Pirineo.
Aún es pronto cuando arribamos al castillo de Puilaurens, ubicado en otro promontorio aéreo.
 photo P1070463_iacuteicircacircucirceacuteethagraveccediligravearingeth.jpg
Pero el día es soberbio y aprovechamos para inmortalizarlo de lejos y de cerca.
 photo P1070464_iacuteicircacircucirceacuteethagraveccediligravearingeth.jpg
 photo P1070465_iacuteicircacircucirceacuteethagraveccediligravearingeth.jpg
 photo P1070466_iacuteicircacircucirceacuteethagraveccediligravearingeth.jpg
Una carretera preciosa que pasa por los viñedos de Maury nos deposita en el collado homónimo, a los pies del castillo de Queribus. Éste sí que merece una visita.
 photo P1070467_iacuteicircacircucirceacuteethagraveccediligravearingeth.jpg
Y, tras pasar por caja, nos encaminamos a él.
 photo P1070468_iacuteicircacircucirceacuteethagraveccediligravearingeth.jpg
 photo P1070469_iacuteicircacircucirceacuteethagraveccediligravearingeth.jpg
Desde su cúspide la panorámica es un auténtico escándalo. Se llega a apreciar el Mediterráneo.
 photo P1070470_iacuteicircacircucirceacuteethagraveccediligravearingeth.jpg
Y también los primeros colosos del Pirineo oriental.
 photo P1070471_iacuteicircacircucirceacuteethagraveccediligravearingeth.jpg
 photo P1070472_iacuteicircacircucirceacuteethagraveccediligravearingeth.jpg
Maury.
 photo P1070473_iacuteicircacircucirceacuteethagraveccediligravearingeth.jpg
Canigó.
 photo P1070474_iacuteicircacircucirceacuteethagraveccediligravearingeth.jpg
El aparcamiento está bastante lleno para ser un miércoles laborable. En lontananza, Cucugnan y Peyrepertouse.
 photo P1070475_iacuteicircacircucirceacuteethagraveccediligravearingeth.jpg
Cucugnan, el pueblo donde comeremos.
 photo P1070476_iacuteicircacircucirceacuteethagraveccediligravearingeth.jpg
Y el castillo de Peyrepertouse, próximo destino.
 photo P1070477_iacuteicircacircucirceacuteethagraveccediligravearingeth.jpg
La visita a Cucugnan es recomendable realizarla en silencio, disfrutando de cada rincón.
 photo P1070479_iacuteicircacircucirceacuteethagraveccediligravearingeth.jpg
La estrella de la localidad es el molino.
 photo P1070480_iacuteicircacircucirceacuteethagraveccediligravearingeth.jpg
 photo P1070481_iacuteicircacircucirceacuteethagraveccediligravearingeth.jpg
Iglesia y castillo de Queribus, en la lejanía, desde Cucugnan.
 photo P1070482_iacuteicircacircucirceacuteethagraveccediligravearingeth.jpg
El castillo de Peyrepertouse es el más extenso de todos, ocupando la cresta de una montaña.
 photo P1070484_iacuteicircacircucirceacuteethagraveccediligravearingeth.jpg
Sólo que vemos tanta gente, tanto turismo, que desechamos la visita.
 photo P1070485_iacuteicircacircucirceacuteethagraveccediligravearingeth.jpg
 photo P1070486_iacuteicircacircucirceacuteethagraveccediligravearingeth.jpg
A sus pies está el pueblo de Duilhac.
 photo P1070487_iacuteicircacircucirceacuteethagraveccediligravearingeth.jpg
 photo P1070488_iacuteicircacircucirceacuteethagraveccediligravearingeth.jpg
Me acerco con la cámara a Queribus.
 photo P1070489_iacuteicircacircucirceacuteethagraveccediligravearingeth.jpg
El final de la jornada viene con las gargantas de Galamus, un prodigio de la naturaleza no apto para cardiacos...
 photo P1070490_iacuteicircacircucirceacuteethagraveccediligravearingeth.jpg
La carretera, angosta como pocas recuerdo, serpentea como puede por el barranco.
 photo P1070491_iacuteicircacircucirceacuteethagraveccediligravearingeth.jpg
 photo P1070492_iacuteicircacircucirceacuteethagraveccediligravearingeth.jpg
Y desde un amplio aparcamiento que se encuentra al final del estrechamiento, parte un sendero que se dirige a una ermita.
 photo P1070493_iacuteicircacircucirceacuteethagraveccediligravearingeth.jpg
Qué está ahí, sí, en pleno abismo...
 photo P1070494_iacuteicircacircucirceacuteethagraveccediligravearingeth.jpg
 photo P1070495_iacuteicircacircucirceacuteethagraveccediligravearingeth.jpg
En apenas diez minutos se alcanza la ermita y el altar interior.
 photo P1070496_iacuteicircacircucirceacuteethagraveccediligravearingeth.jpg
 photo P1070497_iacuteicircacircucirceacuteethagraveccediligravearingeth.jpg
Un enclave verdaderamente curioso y original.
 photo P1070498_iacuteicircacircucirceacuteethagraveccediligravearingeth.jpg
 photo P1070499_iacuteicircacircucirceacuteethagraveccediligravearingeth.jpg
 photo P1070500_iacuteicircacircucirceacuteethagraveccediligravearingeth.jpg
Que supone nuestra despedida para la jornada del miércoles. Aún faltaba el remate final...
 photo P1070501_iacuteicircacircucirceacuteethagraveccediligravearingeth.jpg

4 comentarios:

Marc Bota dijo...

Ya veo que aprovechasteis muy bien el tiempo con esas visitas de temática cátara. En Queribus estuvimos hace mucho tiempo y me pareció un enclave sorprendente. Un saludo!

jefoce dijo...

Bona tarda Marc, gracias por el comentario. Fue el complemento perfecto a la ruta montañera del día anterior. Un saludo.

titorober dijo...

Hola Jefoce,ya sé que no viene a cuento: me encanta tu blog y como tienes un conocimiento tan amplio de la geografía pirenaica me gustaría que me recomendases alguna ascensión no muy complicada cerca de Graus. Pensábamos en el Cotiella, pero vemos que es un palizón. ¿hay alguna montaña cerca de entre 2000 y 2500 metros que merezca la pena y sea accesible para gente no muy técnica?
Gracias y felicidades por tus reportajes; el país cátaro es uno de los lugares que me encantaría visitar en Francia.
Agur

jefoce dijo...

Buenos días Titorober, te comento lo mismo que en el anterior mensaje. El Turbón creo que se ajusta a lo que estás buscando. En el buscador que tengo a la derecha podrás encontrar la información necesaria. Un saludo.