martes, 29 de noviembre de 2011

BUTXISOLO (La magia del río Ayuda)

El desfiladero del río Ayuda es una de las joyas de nuestro territorio. Enclavado a caballo entre Álava y el Condado de Treviño, presenta un bello paseo entre robledales y hayedos que sirve para conocer un cañón con mucho encanto. El fin de semana el paraje debe de recibir muchas visitas, así que nos las ingeniamos para recorrerlo ayer en un bello día otoñal. Partimos desde Sáseta rumbo a Okina y a continuación yo completé una circular subiendo al Butxisolo. Fue una ruta con mucha magia.
Ubicación: Montes de Vitoria, Álava.
Cima: Butxisolo (1.136m).
Desnivel acumulado: 506m.
Distancia: 15,1km.
Duración: 3h y 45min.
Acceso: Partimos desde la localidad burgalesa de Sáseta, en el Condado de Treviño. Desde Donostia salimos dirección Vitoria por la N-1 o la AP-1. Seguimos hacia Burgos y tomamos la salida de Armiñón, donde nos dirigimos a Treviño. Proseguimos hasta las Ventas de Armentia y tomamos la carretera que lleva hacia Bernedo. Hay que estar atento al desvío que, por la izquierda, lleva a Markinez y Arlucea (no señala Sáseta). En Urarte nace la estrecha carretera que lleva a Sáseta.

Ver mapa más grande
10:45. Dejamos el coche en una especie de plaza (693m) y tomamos el carretil descendente hacia el norte.
Photobucket


La pista está balizada por varios postes de la Diputación de Álava y se acerca rápidamente al desfiladero.
Photobucket


Photobucket


Photobucket


Photobucket
Photobucket


Cascadas en la sombra.
Photobucket


El camino pronto se convierte en una delicia. Todo un lujo.
Photobucket


Photobucket
Y se llega a la zona más espectacular, la que más sale en las fotos promocionales.
Photobucket


Photobucket


Photobucket


Photobucket


Seguimos por el bosque. Disfrutando.
Photobucket


Photobucket
Y salimos a un paraje más abierto, ya en las cercanías de Okina.
Photobucket


Photobucket


12:00. En este punto (782m) dejo a mi padre, que se dirige al pueblo alavés de Okina, y me desvío a la derecha.
Photobucket


Gano altura de forma rápida por una pista que se dirige a los hayedos del Butxisolo. La atención se centra en Okina.
Photobucket


Photobucket


Photobucket


Photobucket


En esta bifurcación, opto por la de la izquierda.
Photobucket


A partir de este punto encuentro varios hitos, pero yo me dedico a seguir fielmente el GPS para progresar por el hayedo. Una pasada.
Photobucket


Photobucket


Photobucket


Photobucket


A punto de salir a la campa somital.
Photobucket


Photobucket


12:47. Butxisolo (1.136m), en dos horas desde Sáseta.
Photobucket


Photobucket


Photobucket


Las vistas están limitadas al norte.
Photobucket


Pero no, en cambio, al sur con un mar de nubes presidiendo la estampa.
Photobucket


Photobucket


Photobucket


Tras disfrutar de un generoso aperitivo, emprendo el descenso por la loma meridional.
Photobucket


Salgo a una pista y, tras dar un rodeo, tomo el definitivo rumbo sur que me llevará de nuevo al punto de partida.
Photobucket


Photobucket


Photobucket


Photobucket


Este camino es bastante monótono y se acaba haciendo pesado. En realidad, esta ruta me recordó mucho a la realizada en febrero en el Kapildui. En aquella ocasión partimos desde Arlucea y el plan fue calcado: barranco precioso a la subida (El Molino) y descenso largo y aburrido.
Photobucket


Photobucket
Ya veo las casas de Sáseta.
Photobucket


14:30. Fin de la circular.
Photobucket


Y os dejo el mapa.
Photobucket


Y os dejo la imagen 3D del Google Earth.
Photobucket


Y os dejo el perfil.
Photobucket


Y en wikiloc os dejo el track: ver track

LAS NOTAS (La escala es del 1 al 5):
DIFICULTAD: 3. Si el plan se remite a recorrer el río Ayuda, sólo es un paseo. La circular íntegra ronda las cuatro horas y exige buena orientación en el hayedo del Butxisolo.
BELLEZA DEL ITINERARIO: 4. No lo visitamos en el mejor momento, pero el lugar nos pareció una pasada. Itinerario muy completo: desfiladero, bosques, cima con amplias vistas, pueblos con encanto...
IMPORTANCIA DE LA CUMBRE: 2.
Y ASÍ LO VIO MI PADRE: Mi partenaire me comenta que "disfrutamos mucho con el entorno aunque no tuviera sus mejores galas. Volveremos en primavera, a la vertiente de Okina, para seguir conociendo el territorio".
Comida en Argote y vuelta a casa. Sí, fuimos felices.

2 comentarios:

Andua dijo...

Una gran idea ese recorrido Mikel, como reconfortan esos caminos solitarios... .
No tiene que estar nada mal hacerlo también en primavera avanzada.
Me alegro de ver a tu aita de nuevo.
Un saludo.

jefoce dijo...

Buenos días Fernando, gracias por el comentario. Ya digo que teníamos previsto hacerlo unas semanas antes, pero no pudo ser. Con todo, es el típico recorrido reconfortante. Muy recomendable.